La ayuda económica a los pescadores genera dudas en el Concejo

Esta mañana, el representante de los pescadores artesanales de la ría local, Eduardo Defilippi confirmó en Frente a Cano que la provincia había otorgado $670 mil para los trabajadores del sector.
Según indicó, la propia cámara fue quien realizó los filtros para definir a los beneficiarios del dinero. De esta manera, el único control existente por parte de los gobiernos municipal y provincial es un listado de beneficiarios elaborado por la misma cámara. "La Cámara realiza los listados y después tiene que rendir lo actuado ante la municipalidad", explicó a nuestro diario digital el secretario de Promoción Social, Ariel Zaballa.

“Es una locura que no haya un control del destino de los fondos del Estado. La provincia no puede dejar que la Cámara de Pescadores decida a su antojo a quién le otorga la plata y a quién no”, se quejó el concejal Norberto Martínez.

Asimismo, consideró que las gestiones del intendente Cristian Breitenstein y el presidente del Consorcio de Gestión del Puerto, Jorge Otharán, “políticamente, fueron una mentira”. “Se dijo que el dinero iba a servir para la reconversión de la actividad y eso no pasó”, enfatizó.

Por su parte, la edil Elisa Quartucci consideró que si bien la ayuda económica era necesaria, no soluciona la cuestión de fondo. “Si la situación sigue igual y los pescadores no consiguen peces, el mes que viene tendrán que recibir más plata”, explicó.

Asimismo, aseguró que se está hablando de readecuar las lanchas de los pescadores pero no se ha hecho un estudio de biomasa marina. “Van a adaptar las embarcaciones sin saber si se podrá pescar en el lugar”, agregó.

¿La Municipalidad evadió al Estado?

Según indicó el edil Norberto Martínez, la comuna habría otorgado a la Cámara de Pescadores cheques menores a los $50 mil para que pudieran cobrarlos por ventanilla, sin tener que abonar el impuesto al cheque.

La comuna habría recibido un cheque por $670 mil, pero como los trabajadores se oponían a abonar el impuesto, decidieron depositar cheques de menor costo en dos cuentas bancarias, de las cuales una sería de un dirigente de la cámara que agrupa a los trabajadores del sector.

“Hicieron una triangulación medio extraña para no abonar el impuesto. De esta forma, la municipalidad evadió al propio Estado”, destacó.

Comentá la nota