Con la ayuda de Caló

El secretario general del gremio gestiona ante el gobierno nacional que se agilicen los subsidios Repro y se paguen los reintegros a las exportaciones, a cambio de evitar despidos.
La crisis de las empresas de maquinaria agrícola de Las Parejas preocupa al mismísimo secretario general de la UOM, Antonio Caló, quien se comprometió a gestionar una reunión entre el sindicato, los empresarios del rubro, y los ministros de Trabajo, Carlos Tomada, y de la Producción, Débora Giorgi. Es que 2.200 puestos de trabajo -sólo en las 150 firmas radicadas en Las Parejas- dependen de la llegada de los subsidios del Programa de Reconversión Productiva (Repro) y del pago de los reintegros por exportación de bienes de capital, del 11 por ciento. Según los industriales del rubro, por ese concepto la Nación les adeuda 40 millones de pesos. Y se comprometieron con el gremio a mantener las fuentes de trabajo si llega ese dinero. El encuentro con Caló se produjo la semana pasada, y la expectativa es que este miércoles la comitiva de Las Parejas pueda llegar a los despachos ministeriales.

De las fábricas que pidieron el Repro -un subsidio de 600 pesos por trabajador durante un año-, la fundición Palazzo comenzará a cobrar este mismo mes. "Nos aseguraron que irán saliendo para otras fábricas, como Pla y Apache", indicó el secretario general de la UOM de Las Parejas, Miguel Solís. El sindicalista indicó que la posibilidad de obtener este subsidio -que el gobierno otorga con la condición de mantener todas las fuentes de trabajo- actúa hasta ahora como malla de contención, e impidió una ola de despidos en la región. "Los empresarios nos plantean que en noviembre del año pasado habían bajado entre un 80 y un 90 por ciento las ventas, y directamente en 2009 no están vendiendo nada. Si no cambia esta situación, están hablando de entre 40 y 50 despidos por fábrica", manifestó preocupado el dirigente sindical. El año pasado, a esta altura, negociaba el fraccionamiento de vacaciones porque las empresas no daban abasto para atender todos los pedidos. Hoy, las firmas de la región trabajan la mitad del turno de ocho horas, y sólo para fabricar stock, ya que no hay pedidos.

"El sector más crítico de la provincia en este momento es del de maquinaria agrícola", indicó el ministro de Trabajo de la provincia, Carlos Rodríguez, que desde noviembre trabaja en conjunto con empresarios y dirigentes sindicales para encontrar salidas a la crisis. "Las fábricas tienen stock para vender tres meses sin fabricar nada, no tienen pedidos externos ni interno, lo que plantea un escenario feo", explicó el funcionario provincial.

Desde la UOM, Solís le pidió al Ministerio de la Producción de la Nación que abone la deuda de 40 millones de pesos. "El compromiso de los empresarios es que si les devuelven ese dinero no habrá despidos", indicó Solís.

Comentá la nota