Ayer comenzaron las tareas de refacción en el JIF

Ello, dos semanas después de obtener la habilitación parcial del Municipio por 30 días. El director del Colegio privado, Ricardo Azcárate, manifestó que se analizaron los costos de la obra que dejará en condiciones de habilitar las plantas superiores del edificio y que demandará una inversión de medio millón de pesos. Mientras tanto, los chicos se acomodan en la planta baja para continuar sus estudios.
Mientras los chicos de todos los cursos se acomodan en la planta baja para tener clases, ayer en el Juvenil Instituto Fueguino (JIF) comenzaron las tareas de reacondicionamiento en las plantas superiores, exigidas por la dirección de Obras Particulares del Municipio para darle al establecimiento la habilitación definitiva.

El colegio cuenta con una habilitación parcial que obtuvo de la Municipalidad de Río Grande el 5 de abril, luego que se perdieran más de 20 días de clases, y a partir de esa fecha contaba con un mes para realizar las obras necesarias que garanticen aprobar el estudio de sismo y viento con lo que debe contar todo establecimiento educativo.

Sin embargo, si los trabajos comenzaron ayer en el primer y segundo piso, todo hace prever que el JIF necesitará una nueva habilitación parcial, ya que el Director del colegio estimó que se necesitarán al menos 45 días -a partir de ayer- para terminar los trabajos.

Ricardo Azcárate manifestó que «comenzaron ayer los trabajos porque estuvimos analizando los valores que salían y todo eso lleva su tiempo». El dueño de la escuela privada aseguró que la inversión que tiene que hacer el JIF para poner en condiciones las dos plantas restantes es de medio millón de pesos.

«Era algo que no tenía en cuenta y que se sumó a la inversión que se hizo previamente de 800 mil pesos para readecuar el lugar», manifestó. Sin embargo, a través de una financiación de la empresa que realiza los trabajos se encontró la solución.

El tiempo estimado para terminar con las tareas es de 45 días. «No se puede trabajar de día mientras los alumnos están en clases en la planta baja», señaló el Director y explicó que varios grupos de chicos reciben clases en el gimnasio y otros en las aulas con las que cuentan abajo: «todo se facilita por la buena conducta que tienen, hay mucho respeto entre grupos».

Sobre el futuro del Juvenil Instituto Fueguino, una de las posibilidades que maneja el propietario es realizar la compra del edificio actual a través del terreno que obtuvo años atrás como forma de pago de una deuda que el Gobierno mantenía con la institución.

Comentá la nota