Avizoran dura competencia de las playas brasileñas

Operadores que analizan las consecuencias de la reciente devaluación de la moneda brasileña entienden que el desajuste en la relación entre el peso y el real puede llegar a afectar la afluencia de viajeros hacia los destinos argentinos.

A dos meses del lanzamiento de la temporada estival, la reciente devaluación de la moneda brasileña (31% en dos meses) constituye una señal de advertencia para los operadores turísticos de la costa atlántica argentina.

De cara al próximo verano, con precios más competitivos que antes, las playas del sur del vecino país, al igual que otros destinos, han robustecido sus chances de atraer veraneantes.

Ernesto Atochkin (de OTI Internacional) admitió que "a raíz de la devaluación del real, Brasil aparece ahora como un destino más barato para comer y para comprar ciertos productos, no tanto para la hotelería que, al menos hasta ahora, no bajó sus precios en dólares; a causa de esta circunstancia, es probable que las ciudades del sur de ese país, adonde los argentinos suelen ir y alquilar casas y/o departamentos, vayan a recibir este verano una mayor cantidad de turistas".

Armando Barbieri (de Barbieri-Cunill) señaló que "si bien habrá que ver qué pasa en los próximos días, a priori puede decirse que la depreciación de la moneda brasileña reduce las posibilidades de los destinos turísticos de la Argentina; por otro lado, hay que admitir que las playas del vecino país siempre son una tentación no sólo para nosotros sino para turistas de todas partes del mundo".

Nolberto Pezzati (de Pezatti Viajes) afirmó que "en la Argentina los precios aumentaron mucho; trasladado a dólares, nuestro producto turístico se ha encarecido bastante; esto favorece a otros posibles destinos, entre ellos el sur de Brasil, que siempre ha sido muy apatecible".

Tras expresar que "hasta hace poco estaba muy caro" dijo que ahora, a raíz de la devaluación del real, vuelve a posicionarse como uno de los lugares preferidos".

Añadió: "es evidente que se va a generar un mayor movimiento hacia Brasil, especialmente desde las provincias del litoral; si bien la mayor competencia de playa está dada en el sur, es probable que también se incremente la demanda hacia otros destinos como Río de Janeiro, Buzios y otras ciudades del nordeste; y que la misma se mantenga firme no sólo en el verano sino también durante el resto del año".

Otros destinos

Según Pezzati, "de persistir la actual crisis financiera, el turismo receptivo argentino se va a ver afectado no sólo porque van a venir menos americanos y europeos, sino también brasileños".

Explicó que "hay un segmento del mercado que está contratando servicios en Europa y en los Estados Unidos"; acerca de este país dijo que, "lo que el argentino medio demanda, que es La Florida (Miami, Orlando), en materia de hotelería, gastronomía y de indumentaria, por ejemplo, tiene precios muy competitivos".

Más tarde afirmó que "Cuba, Costa Rica, Panamá, República Dominicana, Méjico y el caribe venezolano, si bien son productos con una calidad turística relativa, tienen asimismo precios muy atractivos".

Finalmente sostuvo que "también hay que tener en cuenta lo que pueda pasar con Uruguay y Chile, que son destinos que el argentino suele tener en cuenta por tratarse de lugares hacia los cuales se puede desplazar con facilidad".

Comentá la nota