Ya se avizoran divisiones en el justicialismo tras el 13-S

El Partido Justicialista decidió dar libertad de acción a sus dirigentes y militantes. Pero Eduardo Galantini se desbandó con un grupo de acólitos y pidió respaldar en el ballotage a Encuentro por Corrientes. En La Mañana la diputada provincial electa, Irma Pacayut, lamentó esta decisión que se tomó por fuera del ámbito institucional.
La actual concejal de Capital, Irma Pacayut, expresó la visión orgánica del partido, decisión que se adoptó el domingo último: dar libertad de acción a los dirigentes y militantes. Sin embargo Eduardo Galantini pidió el respaldo al ex gobernador el próximo 4 de octubre, es decir a Ricardo Colombi.

Esta diferencia separa las aguas entre quienes siguen a Fabián Ríos y Rubén y por otro los que siguen al ex vicegobernador, e intendente de Monte Caseros, Eduardo Galantini. Sin hablar de posturas definidas, este aludió la necesidad de estar prescindente en un hecho tan trascendental para la provincia como lo es la elección del venidero mandatario.

Irma Pacayut lamentó en La Mañana haber tomado esa postura por fuera de la institucionalidad partidaria. Porque él es miembro de los cuatro consejeros que designó el Congreso partidaria para definir cuestiones como estas. Pero el último domingo estuvieron Rubén Pruyas, Fabián Ríos, Rubén Perié, pero se ausentó Eduardo Galantini.

De allí partió la decisión de dar libertad de acción y no posicionarse por ninguno de los dos frentes que participarán en la disputa por el sillón de Pedro Ferré, Frente de Todos y Encuentro por Corrientes.

Pacayut sintetizó en pocas palabras porqué quedan alejados de la contienda en esta oportunidad: "El 30% de la ciudadanía que nos apoyó fue por un proyecto, y esa es la legitimidad que tenemos de haber consolidado la posición en 18 municipios. Pero ninguno de los dos frentes representa lo que nuestro proyecto expresaba" concluyó.

Comentá la nota