No se avisora el final de la pandemia

La Secretaria de Salud, Débora Ferrandini, señaló que en todos los países donde se produjo la influenza H1N1 se siguieron reforzando casos. Distintos epidemiólogos atribuyen el alto número de fallecidos al rápido diagnóstico.
Las muertes por gripe A en la provincia de Santa Fe sumaron ayer 34, de los cuales 3 pertenecen al nodo Reconquista, 5 al nodo Santa Fe, uno a Venado Tuerto y 25 a Rosario. La provincia es el segundo distrito del país más afectado por la gripe A, con unos 21.365 casos. Tanto es así que a partir de hoy un equipo interdisciplinario de la Organización Panamericana de la Salud recorrerá los pasillos de hospitales y centros de atención primaria de Rosario investigando las fichas médicas de los pacientes fallecidos, así como el funcionamiento de los servicios de salud. "Son muchos más los casos que existen que los registrados y no se sabe cuánto tiempo más seguirá la epidemia porque en ningún país que haya tenido casos se detuvo hasta ahora", indicó la Secretaria de Salud, Débora Ferrandini. Rosario/12 dialogó con prestigiosos infectólogos que desde hace años trabajan en la ciudad, en torno a las razones por las cuales se registran aquí más victimas fatales de la pandemia. La mayoría asegura que no hay un mayor contagio sino más celeridad en la detección. Una teoría que es avalada oficialmente. "En el Consejo Federal de Salud, el resto de las provincias se quejaron por las demoras del instituto Malbrán que tarda hasta tres semanas para entregar los resultados, mientras que el laboratorio del Cemar en tres días en confirma un diagnóstico", aseguró Ferrandini, optimista por la llegada de ocho mil tratamientos de Tamiflú en el día de ayer y a la espera de unos doce mil más que arribarían hoy.

Gabriela Ensinck es especialista en infectología y trabaja en el Hospital de Niños Victor J. Vilela desde hace 20 años. Mientras recorre los pasillos de terapia intensiva cuenta a este diario que los pacientes afectados son cada vez más pequeños: "La enfermedad comenzó con chicos en edad escolar y ahora estamos viendo un corrimiento de esa franja etárea. La mayoría de nuestros pacientes enfermos de gripe A ahora son lactantes y niños pequeños", explicó. Respecto a la cantidad de víctimas fatales la profesional opinó que "en la provincia de Santa Fe está habiendo mayor sinceramiento que en otros distritos, pero además acá nos independizamos del Malbrán y el laboratorio del Cemar enseguida nos avisa de los casos positivos".

Actualmente el laboratorio ubicado en el primer piso del Cemar recibe 180 muestras diarias, cuando su capacidad de recepción es de 120 diagnósticos por día. Por lo cual hay demoras pero según las autoridades sanitarias son "mínimas".

En el mismo sentido el reconocido médico Sergio Lupo apuntó: "A mi entender no existe un ocultamiento en otros lugares. En el instituto Malbrán hay cien casos en estudio que no pertenecen a la provincia de Santa Fe y cuando comiencen a llegar esos resultados seguramente el número de victimas será más parejo. Porque desde el punto de vista epidemiológico y sanitario no hay razones para que haya más muertes aquí que en Capital Federal, por ejemplo". El profesional, con vasta experiencia, afirmó que el estado provincial "está trabajando muy bien en la atención sanitaria". Pero reclamó: "Todos los lugares que no sean de primera necesidad como boliches deberían estar cerrados y los patios de comida de los shoppings que en algunos horarios reúnen a muchísimas personas debieran redimensionarse, alejando las mesas unas de otras". Una medida que por ahora el estado provincial no va a tomar.

El número de decesos en Rosario traza una diferencia abismal con otros distritos de dimensiones similares como Córdoba, donde sólo se informaron tres muertes por gripe A. También con Capital Federal en donde habría unas 13 víctimas fatales. "Con respecto a este último lugar creo que está claro que en nuestra provincia hay un mayor sinceramiento por eso trascienden más los casos. Pero además el laboratorio del Cemar trabaja incesantemente. A partir de ahora sólo le enviamos las muestras de los pacientes cuyo cuadro se ha agravado para que la detección siga siendo rápida", detalló la infectóloga del Hospital Provincial, Marcela Vera Blanch.

La profesional sostiene que la mortalidad se debe a una respuesta inflamatoria ante un agente infeccioso desconocido como el de la gripe H1N1, "que en el caso de algunas personas puede ser exagerada y conducirlas a la muerte". Para Lupo, lo preocupante para analizar es que "un tercio de las personas fallecidas eran sanas y no pacientes de riesgo".

Por otra parte Ferrandini afirmó que "para hacer comparaciones reales habrá que esperar un año, cuando hablamos de mortalidad y no de letalidad". Y añadió: "Estamos iniciando una investigación junto con el Ministerio de Salud de la Nación y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para saber si estas personas fallecieron por gripe A o con gripe A, porque en el 75 por ciento se trató de pacientes con otras patologías". El ministro de Salud de la Nación, Juan Manzur, dijo ayer que el 40 por ciento de los fallecidos en todo el país eran personas sanas.

Un grupo de médicos y epidemiólogos de la OPS se sumarán a los equipos locales para investigar tres ejes: las causas de los fallecimientos, el sistema de información implementado por el Ministerio de Salud de la provincia y la atención a los pacientes. Según Ferrandini, realizarán un trabajo "de consultoría". Según registra la página oficial de esa organización son profesionales de Estados Unidos, México y Perú que llegan con el objetivo de "fortalecer la vigilancia epidemiológica y los sistemas de salud durante la fase pandémica de la enfermedad".

Comentá la nota