El avión de Air France se habría precipitado en 4 minutos

La mancha de combustible de 20 kilómetros de extensión ubicada por los equipos de búsqueda hace creer que el Airbus A330-200 de Air France no explotó en el aire antes de precipitarse en el océano Atlántico durante un vuelo entre Río y París, dijo el ministro brasileño de Defensa, Nelson Jobim.
"La existencia de la mancha de óleo podría indicar que no hubo una explosión. Si tenemos una mancha de óleo, eso significa que el óleo no fue quemado", afirmó el ministro, al hacer un balance de los resultados del tercer día de búsquedas por los restos de la aeronave, que transportaba a 216 pasajeros y 12 tripulantes, de 32 nacionalidades.

No obstante, Jobim afirmó que todavía "no hay seguridad" sobre su tesis, y reiteró que las investigaciones sobre las causas y circunstancias del accidente serán realizadas por las autoridades aeronáuticas francesas, ya que la aeronave siniestrada fue registrada en el país europeo.

Según el ministro, hasta ahora no se han encontrado supervivientes ni tampoco cuerpos de víctimas: "Según la temperatura del agua y las corrientes marítimas, un cuerpo puede tardar hasta seis días en aparecer. Serán rescatados solamente los que floten, porque es muy difícil encontrar cuerpos a 3.000 metros de profundidad".

Por otra parte, Jobim confirmó que dos de los cinco buques enviados por la Armada brasileña empezaron a llegar a la región de la caída del avión y se sumaron a los trabajos de búsqueda que se extenderán por un rayo de 200 kilómetros en la región vecina al archipiélago de Sao Pedro e Sao Paulo, ubicado a unos 1.100 kilómetros del litoral noreste de Brasil.

Recién mañana los buques iniciarán el trabajo de retirada del mar de los fragmentos del Airbus avistados en los últimos dos días por aviones de la Fuerza Aérea Brasileña (FAB), que incluyen una pieza de siete metros de diámetro que, según el portavoz de la Aeronáutica, el coronel Jorge Amaral, sería probablemente parte del fuselaje del Airbus.

Mientras prosiguen los trabajos de rastreo en alta mar, la prensa brasileña se hizo eco de varias especulaciones sobre las posibles causas del accidente ocurrido el domingo último.

Refiriéndose a datos suministrados por "fuentes de Air France", el vespertino "Jornal da Tarde" afirmó que la sede de la empresa recibió una serie de mensajes automáticos enviados por el Airbus entre las 02:10 y las 02:14 GMT del lunes, luego de que el piloto informara que enfrentaba una tormenta.

El último texto era un alerta de "cabin vertical speed", lo que significa una pérdida de presurización y la entrada de aire externo en la aeronave.

Según expertos consultados por el rotativo, ese alerta puede significar que ocurrió una pérdida súbita de presurización o indicar que, en ese momento, el avión ya se desplomaba en el Atlántico, cerrando los cuatro minutos de agonía.

A su vez, el diario "Folha de Sao Paulo" aseguró que el Airbus no siguió la altitud prevista en el plan de vuelo original, una información que no fue confirmada ni desmentida por la Aeronáutica.

La confirmación de que los restos encontrados en el Atlántico son efectivamente del Airbus destrozó las últimas esperanzas de las decenas de familiares de los pasajeros y tripulantes del vuelo AF 447, que desde hace tres días aguardan noticias en el hotel de Río de Janeiro donde fueron alojados por Air France.

Comentá la nota