Ávila recuperó la libertad

El ex intendente consideró que fue un preso político del FCS. Debió cumplir con una caución de $ 100 mil.
El ex intendente Hugo Ávila quedó ayer en libertad luego de cumplir con una caución de $ 100 mil que se efectivizó con un inmueble de sus padres. A la salida del juzgado se encontró con una multitud de personas que lo avivaron y acompañaron en caravana por distintos barrios de la ciudad.

También recuperó su libertad la ex secretaria de Hacienda Rosa Muñoz, que estuvo detenida un día más que el ex intendente. La demora se produjo porque no llegaba la planilla de antecedentes, requisito indispensable antes de otorgar la excarcelación.

Ávila y Muñoz continuarán vinculados a la causa porque fueron imputados por los delitos de fraude a la administración pública e incumplimiento de los deberes de funcionario público en el marco de la causa iniciada por el gasto de $ 1.850.000 de fondos de regalías mineras durante 2007.

El abogado Víctor Pinto explicó que "la caución se fijó en 100 mil pesos teniendo en cuenta que la denuncia que le hicieron comprende 30 hechos y una suma considerable cercana a los 2 millones de pesos". Asimismo remarcó que la próxima semana se analizará el expediente y se considerarán las pruebas que constan en él, aunque a prima facie el letrado manifestó que encontró "algunas desprolijidades por parte de quienes hicieron la denuncia, que quizás no fue advertida por el Ministerio fiscal". Y agregó: "Hay cosas raras, hay elementos que se arrimaron como prueba que no están claros", sentenció y no descartó la posibilidad de iniciar acciones legales contra la Municipalidad de Tinogasta. Pinto aseveró que existen errores graves en el expediente que se reservó por una cuestión de estrategia.

Preso político

Al finalizar la caravana, Ávila compartió un almuerzo con su abogado, familiares y amigos. Su interpretación de los hechos es que fue un preso político.

"No tengo ninguna duda de que fui un preso político, aunque sea por un día. Los pueblos en esto tienen mucho olfato; cuando en la Argentina hay un repudio a la dirigencia política, a la posible comisión de hechos de corrupción, que a uno lo detengan y el pueblo se exprese a su favor quiere decir que el olfato del pueblo sostiene que es un preso político y no por hechos que se le quieren endilgar armados, como es mi caso", aseguró.

Ávila ratificó ayer que se trató de un proceso armado y ratificó su inocencia. "Creo que estas últimas horas ha sido un boomerang político para el FCS porque en su intento de perjudicarme han terminado beneficiándome. Tuve un respaldo absolutamente mayoritario del pueblo de Tinogasta; se vio reflejado a través de los medios de comunicación y de esta recepción y caravana maravillosa", agregó.

El dirigente del Partido Justicialista recibió el respaldo de varios dirigentes. Como adelantó ayer este diario, el lunes habrá una reunión en la sede del Partido Justicialista en la que se emitirá un documento para respaldar a los intendentes del Partido Justicialista.

"Un preso común"

El ex asesor legal del municipio Gustavo Barros, quien inició la denuncia penal contra Ávila, se mostró conforme con el avance de la investigación. Barros consideró que Ávila no fue un preso político sino un preso común. "El preso político es el que está en la cárcel por denunciar sus ideas, o perseguido por otra cuestión, pero acá hubo hechos y actos públicos que constituyen delitos a nuestro criterio y parece que para la fiscalía también", agregó. Barros renunció a la gestión de Quintar porque fue convocado por un municipio de Buenos Aires.

Respaldo

La diputada Amalia Buenader expresó ayer su apoyo al ex intendente Hugo Ávila. Durante la sesión de la Cámara de Diputados expresó su sorpresa por la celeridad con la que la Justicia obró en ese municipio y sólo con la gestión justicialista. "Llama la atención que la Justicia no haya obrado de igual manera con el intendente de Tinogasta, Simón Quintar, que también tiene una denuncia", dijo. Además, aludió al intendente de Belén, Daniel Ríos (FCS), que admitió que gastó el dinero de regalías para becas y no para el desarrollo productivo y la capacitación".

Comentá la nota