La Aviación Naval arribó a Tierra del Fuego

La Aviación Naval arribó a Tierra del Fuego
Este lunes arribaron a la ciudad de Río Grande aviones de entrenamiento T-34 Turbo Mentor de la Armada Argentina en el marco del entrenamiento anual de los noveles pilotos aeronavales de la Escuela de Aviación Naval (ESAN). Participarán desde hoy en operaciones combinadas con otras unidades navales como la Flota de Mar y la Infantería de Marina en la zona del Canal Beagle.

El Capitán de Fragata Daniel Taddeo, responsable de la delegación de la ESAN, explicó que “nosotros hemos venido destacados desde Punta Indio, cumpliendo dos ejes principales que tiene la Aviación Naval para esta destacada, uno es completar la formación de los pilotos noveles en los aeropuertos no frecuentes para nosotros y que son de uso diario de la Aviación Naval”.

Agregó que “el segundo objetivo es trabajar con la flota de mar y con la Infantería de Marina en Río Grande y Ushuaia con el empleo de las aeronaves, el empleo de los buques, el mismo empleo de los infantes de marina en toda la zona austral”.

En resumen, el capitán Taddeo sintetizó que “aprovechamos que la Aviación Naval se destaca en esta zona y concatenando las operaciones que tiene la flota de mar sobre adiestramiento junto con el Comando de la Aviación Naval y el Comando de la Infantería de Marina, nucleando todo maximizando las operaciones con el concepto de operaciones conjuntas que es la naturaleza de la Armada Argentina”.

El aviador militar comentó además que “nosotros operamos normalmente en la zona de Buenos Aires, específicamente en la localidad de Verónica, en el partido de Punta Indio, que está aproximadamente a unos 80 kilómetros de La Plata”.

En esta dotación han arribado a la provincia 25 efectivos militares, a los que hay que sumar a los 15 que llegaron en la víspera con los enormes aviones P3 Orion que tienen su base en la ciudad de Trelew.

“Río Grande es una de nuestras bases de despliegue más importante”

También destacó que elegir a la Base Aeronaval Río Grande como punto final de los adiestramientos de los nuevos pilotos aeronavales. “Es un objetivo selecto, elegido por el Comando de la Aviación Naval; es una de nuestras bases de despliegue más importantes para la Aviación Naval, de hecho la historia por sí sola habla; acá surgieron héroes, operamos hacia Malvinas, así que para nosotros operar desde acá es todo un orgullo personal con los riesgos que eso implica”.

El capitán Taddeo refirió que estas operaciones también se enmarcan en la llegada de los T-34 Mentor al país “y estamos celebrando con la comunidad de Río Grande este acontecimiento como lo hacemos habitualmente.

El militar resaltó que la Marina de los Estados Unidos utiliza este mismo tipo de aviones para entrenar a los noveles pilotos. “Justamente también contamos con instructor de Estados Unidos en nuestras filas y al utilizar los mismos aviones hay una reciprocidad tanto de nosotros hacia ellos como la inversa, haciendo estos intercambios”.

Esta delegación aeronaval de la Armada Argentina permanecerá en suelo fueguino por una semana más.

Por su parte el Jefe de la Base Aeronaval Río Grande, Capitán de Fragata Martín Rodolfo Lucero, comentó que “en estos momentos estamos operando con una escuadrilla de seis aviones T-34 Turbo Mentor y en esta oportunidad tenemos la visita de un Teniente de Navío de la Armada de los Estados Unidos que está acompañando el despliegue y que opera estos aviones como instructor de la Escuela de Aviación”.

El Jefe explicó que “la Base de Río Grande es de despliegue, brindamos apoyo logístico y a mi entender la BARD es la base de despliegue por excelencia que tiene la Aviación Naval dentro de la Isla y donde la Aviación Naval quiere tener una presencia definitiva y permanente, tanto acá en Río Grande como en Ushuaia”.

Recordó que “esta base permite la operación de diferentes tipos de aviones para atender todos los requerimientos que demandan los intereses marítimos de la República Argentina donde también está incluida la Antártida”.

En tanto el Teniente de Navío Joseph Sronce, de la Armada estadounidense, comentó que “nuestros pilotos se entrenan con estos mismos aviones, a los que tenemos en vuelo; pero ahora estamos comenzando a utilizar aviones T-6. Nosotros tenemos dos escuelas de aviación, una en Pensacola, Florida, que ya cambiaron a T-6 y la otra en Corpus Christi, Texas, donde tenemos T-34”.

El aviador estadounidense, quien es también piloto de helicópteros –pilotó Sikorsky UH-60 Black Hawk en Afganistán y en Irak durante la guerra- permanecerá como instructor hasta junio del año que viene, ya que este tipo de destinos tiene tres años de duración. Su destino fue la base de San Diego, en California.

“La Escuela de Aviación Naval de la Armada Argentina ya tiene el curso armado con sus respectivas directrices, mi función es ser instructor en algunas cuestiones; el curso es muy parecido al que utilizamos en Estados Unidos por lo que nos complementamos muy bien entre los instructores de ambos países”, explicó el aviador estadounidense.

Agregó Sronce, quien es originario de Chicago, comentó “que arrancamos con lo básico en los vuelos, con seguridad y hace que los alumnos se sientan muy cómodos volando y tienen confianza y desde ahí comenzamos a pasar a vuelo de precisión, acrobacia aérea, vuelo por instrumentos y ahora están haciendo un curso avanzado para saber navegar bien, utilizar como referencia el terreno y asimismo volar con instrumento. Por ejemplo, el lunes arribamos a la ciudad en modo de vuelo instrumental porque el aeropuerto estaba bajo mínimo, muy nublado”.

Coment� la nota