Una avería del acueducto provocó contratiempos a vecinos de Km.3

Desde las primeras horas de ayer, los vecinos del barrio El Marquesado debieron calzarse botas de plástico y tomar sus palas para amortiguar los efectos del desborde de un caño roto del acueducto. Piden que se nivele el lugar y que se atienda el problema en su magnitud. "Al no estar hechas las canaletas, al no pasar la máquina, se nos inunda todo. Afortunadamente no perdimos nada porque estuvimos toda la noche trabajando pero esto es indignante", se quejaron.

Una máquina y una cuadrilla de hombres que prestan labores para la SCPL se ubicaron ayer desde temprano en la intersección de Mazaredo y Castro Barros. Allí, acudieron a reparar la rotura de un alimentador principal, abastecedor del caño 1, de acuerdo a lo que explicó Raúl Cárcamo, ayudante de supervisor.

"No sabemos las causas, por ahora la gente está abocada a la reparación y creo que si desagotamos el caño, que es lo que nos impide la reparación, en un par de horas más ya estaría el suministro normalizado", señaló ayer al mediodía.

El imprevisto motivó que se le corte el suministro de agua a parte del barrio, afectando en particular a los que se domicilian sobre calle Mazaredo.

Indignados

Si bien el corte fue imprevisto, los vecinos se quejaron por las consecuencias que deben afrontar ante las roturas del acueducto, que aseguran se tornan frecuentes.

Así lo indicó Fabián Ferreyra, que con botas de goma y pala en mano reveló que

"no es la primera vez que revienta el acueducto, estamos pidiendo desagüe y que se tenga en cuenta que es tremenda la cantidad de agua que se pierde y lo que se tarda en venir para arreglar".

"Anoche tuvimos que salir a resguardarnos porque entró agua en toda la casa, venimos diciendo que necesitamos un desagüe, que se hagan bien los niveles pero vienen, solucionan el desperfecto, se van y después se olvidan", se quejó.

Según el damnificado, "al no estar hechas las canaletas, al no pasar la máquina, se nos inunda todo. Afortunadamente no perdimos nada porque estuvimos toda la noche trabajando, pero esto es indignante", sostuvo.

Otro vecino, Nicolás Zalazar, también se mostró molesto por los efectos secundarios de la avería del acueducto. "Cada vez que pasa esto se nos inundan las casas, ya se me movió toda la vivienda porque siempre desemboca el agua aquí. Esta vez dentro de todo tuve suerte porque como estoy en construcción tengo una camionada de ripio que me atajó bastante el agua pero mi casa está toda rajada porque siempre todo termina en mi propiedad", reclamó.

Comentá la nota