LAS AVENTURAS DE PIRINCHO Medidores, tiempo y política

(Cualquier parecido con la realidad seguramente es porque aspiró el aroma de las cloacas de calle 9)

El Pirincho sigue su serpenteante carrera para conseguir una butaca en el Concejo Estresante… perdón Deliberante...

La música de Cabaret sigue recorriendo la ciudad, y nuestro asesor todavía no puede determinar su extraño origen.

El gaucho matrero tuvo una reunión con varios jubilados. Uno de ellos se ofreció para trabajar en la parte técnica de la energía que viaja por cable y a veces con sus precios por ascensor.

Es que el septuagenario quedó sorprendido al observar que para cambiar un medidor de electricidad, dos empleados pasaron más de dos horas en sus tareas.

Menos mal que un rayo no inutiliza los siete mil "aparatejos" distribuidos por las viviendas colonenses, si no nos agarra los festejos del nuevo siglo con media ciudad sin luz.

El jubilado le señaló, a nuestro candidato: " tengo artritis en los dedos de la mano, reuma, falta de gimnasia de sopa, y carne vacuna no te cuento…pero seguro que tardo solo una hora en cambiar el medidor".

También los retirados en diversas disciplinas laborales, se quejaron porque no hay ambulancias para su traslado. El Pirincho le contestó "no..no hay, pero esto va a cambiar" y agregó "es que en nuestra ciudad, y en la actualidad las ambulancias muchas veces se usan son para cobrar cheques, comprar revistas y salir de joda…para que quieren vehículos, si ustedes ya no votan".

Los jubilados quedaron más embroncados que Kirchner con el campo, y prometieron ir a votar y reventar las urnas con un voto para el Pirincho. Que se tuerza pero que no se quiebre. (continuara).

Comentá la nota