La aventura de conseguir los repuestos

El problema abarca a las principales marcas multinacionales de electros. General Electric, Samsung, Bosch, Whirlpool, Candy, Electrolux, Westinghouse y Ariston son las más afectadas. En el mejor de los casos, las demoras llegan a 60 días.
Mandar a arreglar televisores, microondas, lavarropas o heladeras importados es cada vez más difícil. Desde mediados del año pasado escasean los repuestos de marcas de primera línea como General Electric, Samsung, Bosch, Whirlpool, Candy, Electrolux, Westinghouse y Ariston, entre otras. Los servicios técnicos reciben los insumos desde las casas matrices con atrasos de hasta dos meses y eso genera demoras de entre 45 y 60 días, y a veces más, en las reparaciones. Según distribuidores de electrodomésticos fabricados en México, Estados Unidos, Europa y Asia, las piezas de recambio no llegan en tiempo y forma porque la Aduana demora más de lo habitual en entregar las licencias no automáticas necesarias para que ingresen al país.

El problema no es nuevo. A comienzos de 2009, Guillermo Moreno trabó las importaciones para proteger a la industria nacional y cuidar los dólares en medio de la fuga de capitales. La medida también causó inconvenientes en las fábricas de autopartes, que sufrieron el desabastecimiento de tornillos industriales, por ejemplo.

El conflicto generó controversias entre las empresas y el Gobierno. Mientras las compañías culpan a las medidas de restringir el ingreso de insumos, los funcionarios que responden a Débora Giorgi aseguran que esos productos no necesitan licencias.

Las reparaciones de heladeras y lavarropas en servicios técnicos especializados comenzaron a demorar más de un mes y medio por la falta de piezas originales.

En la firma Lavarropas Service, que arregla desde televisores hasta freezers de diez marcas extranjeras y compra repuestos a distintos importadores, tienen problemas para cumplir con los plazos de entrega. "Los clientes nos dejan sus aparatos y como nos faltan piezas no podemos terminar de repararlos", contó uno de los encargados de ese taller multimarca. Un trabajo que antes demandaba una semana, ahora puede tardar hasta dos meses. El tiempo varía de acuerdo con el repuesto que haya que reemplazar.

En el inventario de estos talleres falta de todo: timers y temporizadores para lavarropas Candy, bombas y plaquetas para freezers Whirlpool, unidades de comando para heladeras Westinghouse, y electrocomponentes para televisores de tubo y LCD de origen coreano, como por ejemplo Samsung y LG.

Los técnicos del service oficial de la sueca Electrolux tampoco consiguen plaquetas de comando para heladeras y lavarropas. "Es muy complicado encontrarlas. Tardan varias semanas en llegar una vez que se las encargamos al distribuidor oficial. Nos dicen que el importador las entrega con un mes de demora", contó a este diario uno de los responsables de un local de Barrio Norte, en Marcelo T. de Alvear al 1500. Tampoco se consiguen piezas para reparar aspiradoras de esa marca europea.

En RB, distribuidora oficial de repuestos de General Electric, Philips, Whirlpool y Columbia, entre otras marcas, faltan piezas para lavarropas, heladeras y secarropas. "Escasean las plaquetas de Electrolux y Bosch.

En este momento eso es lo más grave", comentó un empleado de una firma del partido de San Martín que pidió no ser nombrado. En las oficinas técnicas de la italiana Ariston no reciben los insumos para reparar cafeteras exprés y microondas.

La llegada del verano complicó más las entregas de repuestos importados. Muchos importadores y distribuidores porteños bajaron las persianas de sus galpones el 1 de enero y se fueron de vacaciones por un mes. Pero este año fue diferente, nadie se imaginó que el termómetro marcaría temperaturas récord.

"Los repositores no dejaron reemplazo. Eso complicó aún más la distribución en talleres de Capital y del Gran Buenos Aires que no dan abasto", agregó Silvio Burman, director de la firma homónima.

Las altas temperaturas hicieron que se descompusieran más electrodomésticos en lo que va del mes frente a enero de 2009. Y eso incrementó un 30% la demanda en los centros de reparaciones de las principales marcas.

Lobby extranjero contra la Rosada

Los gobiernos de Brasil, China y la Unión Europea se quejaron formalmente en varias oportunidades por las trabas a las importaciones que la Casa Rosada puso en práctica en 2009. La semana pasada, el canciller Jorge Taiana viajó a Pekín acompañado por una comitiva de empresarios argentinos. No bien pisó suelo chino, el funcionario tuvo que dar explicaciones por las medidas de protección, que frenan la oleada oriental.

El viernes pasado, Gustavo Martín Prada, el saliente embajador de la Comisión Europea en el país se despidió definitivamente de Buenos Aires. Pero, antes de irse, el funcionario español pidió al Gobierno que cumpla con las normas de la Organización Mundial de Comercio (OMC), que establece que en sesenta días se entreguen las licencias para el ingreso de las importaciones.

La semana que viene será el turno de Brasil. Funcionarios del presidente Luiz Inácio "Lula" da Silva arribarán al país entre el 4 y el 5 de febrero para pedirle que se levanten las trabas a las importaciones de sus productos. Taiana y Celso Amorim se reunirán con los brasileños Miguel Jorge y Guido Mantega, y los ministros Débora Giorgi y Amado Boudou.

Comentá la nota