La avenida Pueyrredón será casi exclusiva para taxis y colectivos

A los dos carriles que ya tiene el transporte le suman dos en sentido contrario. Por allí correrán 13 líneas de colectivos más. Los autos sólo tendrán el carril central.
El Gobierno porteño empezó a preparar el cambio en el tránsito más fuerte de los últimos años, que afectará a Recoleta y la zona de Once. Pondrá dos contracarriles y dos carriles exclusivos para el transporte público en avenida Pueyrredón, por lo que la vía quedará con sólo un carril para los autos particulares. Para compensar, le cambiará la mano a Ecuador. Además, mudará a la avenida 13 líneas de colectivos que circulan por calles aledañas.

Las tareas de cambio de semáforos, señalización y repavimentación ya comenzaron. La idea es que el nuevo circuito funcione desde fines de febrero, cuando sea levantado de Pueyrredón el obrador de la línea H de subtes.

Pueyrredón tiene cinco carriles. ¿Qué harán? A los dos carriles de la izquierda les invertirán la mano, entre Belgrano (donde ya se llama Jujuy) y Libertador. Pero entre Belgrano y Marcelo T. de Alvear habrá restricciones horarias para favorecer al transporte público: entre las 8 y las 20 sólo los podrán usar los colectivos, y los taxis ocupados desde las 8 hasta las 17.

En tanto, los dos carriles de la derecha también tendrán la misma restricción horaria en el mismo tramo. Por eso, entre Marcelo T. de Alvear y Belgrano sólo quedará un carril, el central, para la circulación de vehículos particulares. En el Ministerio de Desarrollo Urbano, a cargo del proyecto, explicaron que hoy por Pueyrredón pasan 1.400 autos por hora, pero que sólo quedará capacidad para 800. "Seguro que se eliminará capacidad para los particulares, pero nosotros tomamos la decisión de favorecer al transporte público", aseguró Guillermo Krantzer, director de Transporte de la Ciudad.

Para compensar esta quita, el Gobierno le invertirá la mano a las dos cuadras de Anchorena entre Pueyrredón y Ecuador, y luego a toda Ecuador. Es decir que uno podrá venir por Libertador, tomar Pueyrredón y seguir por Anchorena y Ecuador.

¿Qué pasaría si uno siguiera por Pueyrredón? De noche podrá circular por los tres carriles de la derecha. Pero si lo hace de día durante las horas con restricción, al llegar a Marcelo T. de Alvear deberá doblar a la derecha para luego tomar Ecuador, o seguir adelante por el carril central. En este último caso, sólo tendrá dos posibilidades para girar a la derecha, por Córdoba o por Perón. Y ya no se podrá doblar más a la izquierda, porque está prohibido en las doble mano.

Además, el tramo de Azcuénaga desde el cementerio de Recoleta hasta Juncal cambiará de mano y subirá hacia Santa Fe.

Con estos cambios, la Ciudad mudará 13 líneas de colectivos hacia los contracarriles de Pueyrredón. Son las que hoy circulan por Larrea, Paso y Ecuador. Además, sus paradas quedarán cada tres cuadras. Aunque el control de las líneas de colectivos depende de la Nación, las modificaciones en las trazas las puede hacer la Ciudad.

Estos cambios serán experimentales por 90 días prorrogables por otros 90. Luego de ese plazo, y como pasa con todas las modificaciones de tránsito, los deberá refrendar la Legislatura porteña.

La intención del proyecto, además de agilizar la circulación, es evitar la contaminación que producen los colectivos al pasar por las calles angostas de los alrededores de Pueyrredón. Una medición que hizo la Agencia de Protección Ambiental de la Ciudad en 34 puntos del área mostró que en todos los lugares había un promedio de 90 decibeles de ruido, 20 más que el tope que recomienda la Organización Mundial de la Salud.

Por supuesto, todos estos cambios repercutirán en el barrio, principalmente en la actividad comercial de Once. Por ejemplo, al hacerse los contracarriles ya no se podrá descargar mercaderías en la acera izquierda de la avenida, que si bien ya está prohibido es una práctica común.

Comentá la nota