AVELLANEDA | SE OPONEN AL TRASLADO DEL MERCADO DE ABASTO "Quieren realizar una privatización de manera encubierta"

Los empleados del Mercado Municipal del Abasto de Avellaneda insistieron con su rechazo a la clausura del edificio, situado en la esquina de España y Colon, y su posterior traslado a Sarandí. En este contexto, amenazaron con realizar “una movilización masiva al municipio o a los Tribunales de Lomas de Zamora”. Además, aseguraron que “muchos trabajadores están sufriendo presiones de la empresa para que abandonen sus lugares de trabajo”.

En el marco del plan de lucha encabezado por la Cooperativa Operaria del Mercado de Avellaneda (COMA), que se opone a la clausura del viejo edificio y su posterior traslado a Sarandí, los trabajadores del mercado de frutas y verduras amenazaron con realizar “una movilización masiva al Municipio o a los Tribunales de Lomas de Zamora” para impedir el desalojo.

En diálogo con Info Región, el productor y miembro de la entidad Roberto Di Meo explicó que “muchos trabajadores están recibiendo presiones de la empresa Abasto XXI para que abandonen sus puestos de trabajo”. No obstante, remarcó que “el 90 por ciento de los empleados no quiere trasladarse y va a luchar para que el mercado no se cierre porque son muchas las familias que viven de él”.

“No queremos que surjan peleas internas entre nosotros porque todos queremos lo mismo: trabajar como lo veníamos haciendo hasta ahora. Es por eso que pensamos en hacer una movilización la semana próxima al Municipio o a los Tribunales de Lomas”.

Desde hace meses que los trabajadores del lugar se oponen a que el mercado sea trasladado a un nuevo edificio, ubicado a la vera de la autopista Buenos Aires- La Plata, en Sarandí. Lo que los empleados denuncian es que el Municipio “quiere realizar una privatización de manera encubierta”.

Según los miembros de la cooperativa, “hace más de 80 años que se trabaja pagando un canon para el mantenimiento del predio, sin ningún contrato laboral, mientras que el nuevo mercado no reúne ninguna de esas condiciones”.

Además, se quejaron porque “la empresa y el Municipio acordaron el traslado sin el consenso de los locatarios, los productores, los changarines, los fleteros y los vendedores”.

Si bien los trabajadores admitieron que en las condiciones en las que se encuentra el edificio “no se puede seguir”, responsabilizaron al gobierno de Baldomero Álvarez de Olivera por “el deterioro en el cual se encuentra sumergido el mercado”.

Según informaron los miembros de COMA, "en el Mercado de Frutas y Verduras trabajan 1500 personas que tienen miedo de quedar en la calle".

Ante la inminente orden de desalojo, desde la cooperativa resaltaron que están “más fortalecidos que nunca” al considerar que pelean “por una causa justa”.

Frente a la posibilidad de ser trasladados, comentaron que “perderán un gran porcentaje de compradores, que se van a ir al Mercado Central”. Para finalizar, aseveraron que “ninguna autoridad municipal recibió a los trabajadores y todos se desentienden de la problemática”.

Comentá la nota