Se avecinan cambios policiales

Los días de la capitana Nora Cavallero al mando de la Comisaría Luján Primera están contados, salvo que prospere una fuerte gestión desde el gobierno municipal que logre evitar su traslado.
De no ser así, Cavallero pasará a cumplir funciones en la Jefatura Distrital bajo las órdenes del capitán Leandro Hermida, siempre y cuando éste último no sea removido de su puesto por el Ministerio de Seguridad.

Consultada al respecto, la capitana se excusó de hacer declaraciones al respecto aunque dijo que como buena integrante de una institución verticalista como es la Policía obedecerá la orden que provenga de su inmediato superior.

La decisión de Hermida de querer trasladar a Cavallero a la Distrital seguramente será bien vista por un sector de la dirigencia rural.

Fuentes del gobierno contaron a este medio que la intendenta "por nada del mundo va a permitir que Nora Cavallero sea trasladada y menos a la Distrital" donde pasará a cumplir poco menos que tareas administrativas.

Si la capitana Cavallero llegó al lugar que ocupa en la actualidad fue por pedido expreso de Rosso, algo muy diferente al caso del capitán Hermida que fue designado por el Ministerio de Seguridad y llegó a Luján siendo un absoluto desconocido tanto para el poder político local, los miembros de la fuerza de seguridad que ahora tiene a su mando como así también de toda la comunidad.

Cabe recordar que la llegada de Hermida sorprendió a muchos, en particular a la intendenta, quien daba por descontado el regreso del inspector y vecino de esta ciudad Luis Correale al puesto que ocupó hasta que el ex intendente Miguel Prince solicitó su alejamiento.

APUNTAN A HERMIDA

Considerada por el gobierno municipal como símbolo de honestidad dentro de la fuerza y elogiada por su capacidad de trabajo, Cavallero sigue teniendo todo el respaldo de Rosso, a pesar de carecer de medios materiales y contar con recursos humanos escasos para poder afrontar el notable incremento de la inseguridad de las últimas dos semanas.

En cambio, si el capitán Hermida estaba siendo mirado de reojo desde San Martín 550, una serie de episodios terminaron por socavar la mínima confianza que Rosso podía llegar a tenerle.

En tal sentido, en el gobierno municipal vieron una intencionalidad política de parte del presidente de ARPAE, Guillermo Andelique, quien días tras elogió a través de EL CIVISMO a Hermida al tiempo que cuestionó la capacidad de mando de Cavallero. A todo esto, acrecentó la desconfianza un encuentro que mantuvieron el dirigente rural y el jefe policial en la localidad de Olivos.

Pero eso no es todo. Además de este acercamiento, otros nexos que habría tejido Hermida con sectores para nada afines a la gestión de Rosso, sumado a una fuerte discusión que mantuvo días atrás con la jefa de la comuna, llevaron a la intendenta a pedirle al ministro de Seguridad Carlos Stornelli el reemplazo del jefe de la Distrital de Policía del partido de Luján.

Comentá la nota