Avatares

Espíritu navideño. Transferir los votos. “Con los pies de punta”. Enojados con Carbonetti. Aniversario austero.
• Espíritu navideño

La inauguración del árbol de Navidad gigante en Plaza España, el sábado por la noche, dejó mucha tela para cortar, ya que el evento volvió a reunir a Juan Schiaretti con Daniel Giacomino, en una realización conjunta entre la Provincia y la Municipalidad, un clima de colaboración que persiste entre ambas gestiones. Y para que el acto tenga mayor imparcialidad y carácter extrapartidario, ninguno de los dos funcionarios hizo uso de la palabra.

El honor se lo cedieron al arzobispo de Córdoba, Carlos Ñáñez, quien dirigió un mensaje que fue interpretado como una revelación por varios dirigentes políticos. Es que Ñáñez recordó que el árbol de Navidad representa la “esperanza”, mientras que el pesebre es sinónimo de “ternura”, con lo que construyó su discurso navideño. Muchos dirigentes allí presentes recordaron las épocas de pelea entre Luis Juez y José Manuel de la Sota y lo contrastaron con la imagen que brindaron Schiaretti y Giacomino. “De la Sota y Juez abusaron de la palabra”, expresó un funcionario provincial para explicar el porqué del silencio de los actuales gobernador e intendente capitalino, tras las peleas despiadadas de sus antecesores.

• Transferir los votos

Pero mientras el clima navideño invade los despachos de la Casa de las Tejas, los funcionarios y dirigentes políticos enrolados en el “schiarettismo” reconocen que la tensión entre Juan Schiaretti y José Manuel de la Sota tenderá a decrecer luego de varios episodios durante la semana pasada que desnudó las rispideces entre ambos. “Schiaretti quiere la unidad del peronismo, y en este sentido consideramos que tiene que ser el que encabece este proceso y conduzca al PJ en las elecciones de 2009”, confiesan. El tema es conversación obligada en estricto “off the record” en los despachos. En este sentido plantean que el candidato a senador para los comicios de octubre del año pasado, deberá surgir de una encuesta, en la que se medirán absolutamente a todos los que quieran calzarse el traje para la Cámara alta. Siguiendo esta línea de pensamiento, en el peronismo reconocen que ya hay algunos anotados como es el ministro de Salud, Oscar González; el de Desarrollo Social, Carlos Massei, y el actual vicegobernador, Héctor Campana. Sin embargo, también reconocen que hay muchos más que pueden surgir. El problema del desconocimiento que tienen algunos postulantes, afirman que no sería problema, porque “en definitiva más vale alguien poco conocido pero con posibilidades de crecer en las encuestas, que algún otro muy popular, pero con alto rechazo en la intención de voto”. La referencia apunta al ex gobernador, quien según algunas de las muchas encuestas que circulan por la Gobernación, tiene demasiada resistencia en la Capital. Siempre según estas fuentes, el mejor posicionado para el 2009 es Schiaretti, pero como obviamente no será candidato, deberá ponerse al lado de quien sea para buscar transferirle los votos. “Algo parecido a lo que hizo De la Sota con Juan Carlos Maqueda, un conocido dirigente peronista con no demasiada popularidad puertas afuera del partido”.

• “Con los pies de punta”

Claro que la elección del candidato no será sencilla, porque deberá surgir de una negociación con Néstor Kirchner. Con De la Sota autoexcluido (por ahora), el schiarettismo no descarta incorporar a Eduardo Mondino o a cualquiera que de la encuesta final que se realizaría en el mes de marzo pueda asegurar al PJ la mejor elección. “La idea es ganar, por lo que el hombre es lo de menos”, afirman con cierto pragmatismo en la Casa de las Tejas. Esto abre las posibilidades para muchos dirigentes, pero lo cierto es que deberán enfrentar a Luis Juez, cuyo fuerte electoral está en la Capital, y allí es donde el PJ no logra hacer pie. De la Sota despierta mucha oposición en esta ciudad, Campana es resistido por la militancia pejotista, y “no se ve en Haidé Giri, Patricia Vaca Narvaja, o Mónica Gutiérrez un intento determinante para rescatar el voto capitalino”, afirman. En esta dirección muchos miran a las oficinas de Kirchner y sostienen que el ex presidente “nunca entendió y sigue sin entender la política de Córdoba”. De allí que hasta los dirigentes más K que dan vuelta alrededor de Schiaretti piensan en no nacionalizar la campaña del año próximo. “Deberá ser algo bien provincial, donde se discuta pura y exclusivamente las políticas de Córdoba”, sentencian. Así planteadas las cosas, los sectores peronistas del kirchnerismo buscan fortalecer su alianza con Unión por Córdoba, y consideran que un acuerdo con Daniel Giacomino es poco menos que descabellado. Giacomino deberá jugar por otro carril y buscar la sociedad con el radicalismo, indican. Respecto a De la Sota, señalan algunos schiarettistas que deberá aceptar que el gobernador es quien conduce el partido, y dejar de “lanzarse con los pies de punta”. “Nosotros no tenemos vocación de confrontar, ni tampoco de dejarnos avasallar por el Gallego, por lo que Schiaretti va a hacer una acumulación propia, y si hay ruptura en el PJ dejar que sea De la Sota el que la formalice”, acotaron.

• Enojados con Carbonetti

En la Casa de las Tejas la furia contra el legislador Domingo Carbonetti apenas pudo ser disimulada por las declaraciones serenas de Juan Schiaretti este fin de semana. “No quiso que el gobernador capitalice de manera total los méritos de la reforma política”, gritaron en los despachos cercanos al mandamás. También se escuchó decir en sordina por parte de aquellos que ven que las raíces delasotistas de Carbonetti lo llevaron a intentar una “maniobra que le dio argumentos al juecismo para rechazar una reforma política a la cual no sabían cómo oponérsele”. La historia nació cuando Carbonetti introdujo al proyecto de reforma que se iba a tratar en la sesión del pasado miércoles, unas modificaciones que tirarían todo el andamiaje pensado para instalar la boleta única. Según revelan los viejos conocedores de los pasillos de la Legislatura, ni Daniel Passerini ni Francisco Fortuna conocían las intenciones de Carbonetti, a quien habían confiado la redacción final del despacho que se iba a tratar en el recinto. Un aliado del PJ, el kirchnerista Enrique Asbert, descubrió la letra añadida al despacho original y puso el grito en el cielo. Pero, seguramente en la Casa de las Tejas, alguien gritó más alto porque aseguran que Fortuna y Passerini andaban con semblante de preocupación. “Carbonetti es amigo de De la Sota, tiene buena relación con Schiaretti, y desea conservar el departamento Unión como capital político; y si quiere esto último deberá llevarse bien con el gobernador”, sentenció un funcionario leal a Schiaretti, quien no dejó de lamentar la acción de Carbonetti. Lo que quedó es la duda en algunos si la maniobra fue urdida por De la Sota y ejecutada por Carbonetti, o si se trató de una “iniciativa” propia del legislador. Para otros, no existe ninguna duda.

• Aniversario austero

El gobernador Juan Schiaretti juntó a su Gabinete y les dijo que “más importante que festejar el primer aniversario al frente de la Provincia, es celebrar que hace 25 años que la democracia se mantiene ininterrumpida en el país”. Con esta idea-guía el gobierno provincial se apresta a festejar el próximo miércoles sus primeros 365 días en la gestión, que por lo visto será una celebración austera. Varios de los ministros provinciales reconocieron que el titular de la Casa de las Tejas les solicitó una rendición de cuentas de sus carteras, por lo que no descartan que Schiaretti haga este miércoles un racconto de su gestión, similar al que realizó cuando cumplió los seis meses como mandamás provincial. Reconocen también, quienes tienen fluido acceso al despacho del gobernador, que la reforma electoral será el anuncio principal con el sello de compromiso cumplido. Varios colaboradores del gobernador dijeron que el balance del primer año los deja satisfechos. “No pasó prácticamente ninguna semana sin que el gobernador viajara al interior a visitar pueblos en los que nunca antes estuvo un gobernante, y dejara fondos o inaugurara planes de obras que se terminaron, y esta acción se refleja en pocos medios de comunicación”, destacaron. Respecto de las grandes obras, apuntaron que éstas no se hacen de un año para el otro, pero se mostraron confiados en que al terminar su gestión dejará inauguradas todas ellas. No descartaron en este sentido que el eje de lo que diga Schiaretti el próximo miércoles recorra esta dirección.

Comentá la nota