Avanzan las obras para restaurar el monumento al General San Martín

El Municipio informó sobre los trabajos que se desarrollan en el espacio público en el marco de las planificaciones establecidas para la recuperación de la estructura que fue el centro de ataques vandálicos en varias oportunidades.

La Municipalidad, a través de la Secretaría de Planeamiento, Obras y Servicios Públicos, informó sobre el avance de las tareas que se desarrollan para remodelar la Plaza 25 de Mayo en el marco de la recuperación de espacios verdes en la ciudad.

El arquitecto José Salauati, responsable del área local, destacó que las "obras se están concretando de acuerdo con lo proyectado y se hacen diversas mejoras para reacondicionar esta importante plaza ubicada en una zona neurálgica de Pergamino. Nos propusimos llevar adelante la planificación orientada a recuperar los espacios públicos y por tal motivo se observan cambios en este lugar; a su vez también hemos licitado reparaciones en plazas de barrios ya que tenemos el compromiso con los vecinos".

Plan de trabajos

Entre las principales obras que se efectúan en el lugar, se observa el arreglo del piso que tiene un grado de deterioro importante en diversos lugares; asimismo se mejoró la iluminación con la colocación de columnas en estas últimas semanas. "Estamos construyendo un nuevo espacio que puede ser utilizado por las personas que concurren a la plaza a disfrutar de las jornadas a pleno sol", señaló Salauati.

Monumento

Las obras de remodelación en el monumento al General San Martín erigido en la Plaza 25 de Mayo, se efectúan a buen ritmo. Esta tarea de restauración comenzó hace varios meses con el objetivo de hermosear la estructura que forma parte del patrimonio cultural de la ciudad, la cual fue históricamente el centro de constantes hechos vandálicos, lo mismo que el mástil de la Plaza Merced.

Si bien aún no está contemplada la presentación de las mejoras ya que resta mucho por realizar, el objetivo es concientizar a la población acerca de la importancia de preservar las pertenencias que son propiedad de todos.

La actividad puesta en marcha hace varios meses, tiende a restaurar tanto la estructura donde está enclavado el monumento, la cual presentaba una significativa cantidad de graffitis, como también las esculturas de bronce que fueron pintadas con aerosoles y líquido corrector, comúnmente utilizado por estudiantes para plasmar todo tipo de inscripciones sobre fondos oscuros.

"La tarea iniciada meses atrás persigue objetivos más ambiciosos que un simple "tapar lo escrito" y apunta a la recuperación total de este monumento, llegando a los materiales primigenios de su construcción para proporcionarle con la restauración su calidad original. Para tener una idea del esfuerzo con el que se está trabajando, hay que comprender que todo el proceso implica dedicación, especialización, materiales acordes y una importante erogación de fondos públicos.

"Conlleva además tareas arduas y complejas como remover las inscripciones, retirar los graffitis de los canteros y del resto de la estructura hasta llegar a las bases de la pieza para luego revivir la estructura de gran valor histórico para la ciudad y que caracteriza a la Plaza 25 de Mayo.

"Hablamos del esfuerzo y el trabajo como también de la inversión económica que hizo la Comuna en elementos y mano obra porque los materiales utilizados para las reparaciones son especiales, entre otras cosas porque deben adaptarse a las condiciones del clima del lugar", indicaron en Obras Públicas.

Finalmente, el cerco

"Una de las principales obras que se llevó a cabo con un gran esfuerzo e inversión, es el cerco perimetral que se construyó con un elemento especial para proteger este lugar visto que era imposible frenar la acción del vandalismo. El hecho de cercar la estructura provoca un cambio en la estética de la plaza y separa a los vecinos del patrimonio y las obras de arte.

"Cabe aclarar que la idea del Municipio no era cerrar este espacio, pero consideraron esta opción por ser la más adecuada para resguardar la estructura de los constantes ataques.

"Actualmente la construcción atraviesa una etapa interesante teniendo en cuenta el diagnóstico que entregaron los expertos profesionales que prestan servicios en la Universidad de Rosario", se informó desde el Municipio. Una vez terminados los trabajos, el característico monumento de la Plaza 25 de Mayo será un distintivo de la zona céntrica, siempre y cuando los vecinos sepan cuidar y considerar el esfuerzo de la comunidad.

"Este llamado de concientización está dirigido a la población, pero en mayor medida a los jóvenes. Es fundamental que los adolescentes comprendan el valor cultural, no sólo de este monumento sino también del resto de las obras que se encuentran en los espacios públicos para comenzar a valorarlos y cuidarlos.

"Es lamentable que se tenga que llegar a la instancia de cercar el lugar para evitar destrozos y escraches con pintura", comunicaron fuentes comunales.

Vandalismo

Los graffitis y pintadas callejeras son "intervenciones" ciudadanas que ya forman parte de las sociedades del mundo. Están las inscripciones políticas, las artísticas, las cómicas, las deportivas, las íntimas, de denuncia y a esta altura casi no hay un tema que no se haya plasmado en los muros de Pergamino, sin hacer distinción entre propiedades privadas o públicas, terminando todas en un estado deplorable.

El vandalismo urbano es una conducta que no es patrimonio de grupos reducidos sino que está extendido entre la población, de todas las edades y sectores sociales. Por eso, la necesidad de construir un cerramiento para proteger el monumento es un proyecto que podría expandirse hacia otros sitios emblemáticos de la ciudad.

Desde la Comuna se informó, a su vez, que a tan sólo un año de haber sido instalados, debieron reponer parte de los cestos de basura en los espacios públicos por haber sido rotos o robados. Finalmente, el vandalismo llegó a manchar los carteles colocados en el Paseo Ribereño como parte de la campaña que impulsa la Municipalidad para que los vecinos disfruten de este lugar. Más allá de estos casos, cualquier recorrido por calles céntricas o periféricas, de barrios ricos o pobres, permite comprobar el abuso generalizado y muchas veces destructor que se hace del espacio. La acumulación de basura en las calles por parte de los vecinos que sacan las bolsas fuera de horario (un acto que aunque repetido no deja de ser desaprensivo y casi vandálico) y las pintadas o pegatinas en paredes y muebles urbanos, son expresiones difundidas y visibles de este problema. El hecho de que para mantenerlas en buenas condiciones se analice enrejar las plazas es otra prueba de la gravedad de las acciones.

Pero si bien muchos de los actos de vandalismo son subrepticios, otros se realizan a la luz del día y podrían evitarse con mayor atención de la Policía y mediante la denuncia pública, esa participación ciudadana que a veces se desestima y que hoy es tan accesible a través del 108.

Comentá la nota