Avanzan las obras de la futura terminal de ómnibus en Miramar

MIRAMAR: En los próximos días quedará terminado el hormigón para rellenar las bases del edificio. Luego se levantarán los encofrados de las columnas que sostendrán la cubierta de esta infraestructura.
Las obras públicas siguen siendo uno de los principales bastiones del gobierno de Patricio Hogan y aunque la actualidad económica del municipio de General Alvarado, como otras de la provincia no es la mejor, los objetivos principales siguen en pie y dentro de los plazos establecidos de construcción o remodelación.

Quizá uno de los ejes centrales está focalizado a la terminal de ómnibus sobre la avenida 40, donde según se informó a LA CAPITAL, su edificación está avanzando en la medida adecuada.

"Estamos bien encaminados, el jueves comenzaron a volcar el hormigón ya que se habían abierto las armaduras de bases. Calculamos que en una semana estará eso terminado para comenzar con los encofrados de las columnas que van a sostener la cubierta de la terminal", informó el secretario de Obras y Servicios Públicos, Ricardo Asiaín.

"No tuvimos inconvenientes hasta el momento, sí se nota un retraso en el pago de los certificados pero de acuerdo a nuestra experiencia no es nada fuera de lo normal", amplió.

Asimismo, el funcionario hizo una mención generalizada a la marcha de los diversos proyectos.

Otras iniciativas

"También continuamos con el sistema de conexión de agua para el polideportivo ubicado frente al natatorio municipal y un programa de 50 cuadras de pavimentación en sectores de la ciudad que se encontraban realmente colapsados y debían solucionarse antes de la temporada", señaló Asiaín.

El pasado temporal dejó graves secuelas en el paseo costanero, e inclusive provocó el desmoronamiento de unos sectores del muro contenedor. "Hay distintas situaciones, por un lado se edificó una pared para prevenir accidentes en la zona más afectada mientras estamos a la espera que lleguen fondos para realizar un trabajo más completo. Luego vendrá la construcción de la segunda parte del veredón, con la respectiva iluminación", manifestó el secretario de Obras y Servicios Públicos de General Alvarado.

Pero sin duda lo más preocupante, es el deterioro del morro en el muelle de pescadores, el cual corre serio riesgo de desmoronarse. Desde el municipio se colocaron vallas y carteles de "peligro" que limitan el acceso del público, muchos -como lamentablemente ya es costumbre -, no lo respetan.

"Pedimos a la gente que no se acerque a ese lugar, el riesgo es latente y la estructura en cualquier momento se puede caer. Los informes de hidráulica fueron claros y lapidarios, no necesariamente hay que esperar un nuevo temporal para que eso suceda. En la primera licitación no hubo oferentes por lo que habrá que realizar el proceso nuevamente", culminó Asiaín.

Comentá la nota