Avanzan con la investigación por promesas incumplidas de Argenova

Después de haber detectado irregularidades en el cumplimiento del artículo 30 de la Ley Federal de Pesca, el cual establece que el permiso de pesca sólo podrá ser transferido a otra unidad o unidades de capacidad equivalente, ahora se investigan promesas incumplidas por parte de la empresa Argenova. Puntualmente, ya anunció inversiones millonarias para poner en marcha criaderos que nunca se hicieron.

En una nueva denuncia contra la empresa pesquera Argenova, después de las irregularidades detectadas con la renovación de buques no autorizados por ser de mayor porte que los habilitados, ahora se investiga al menos dos promesas de inversiones en acuicultura para que le renueven los permisos de pesca anualmente en Santa Cruz. Sin embargo, se estableció que la empresa incumple sistemáticamente con sus compromisos.

Por ejemplo, en 2001 prometió un criadero de salmones en cautiverio con una inversión estimada en 16 millones de dólares y hasta el momento no destinó un peso para tal emprendimiento. Luego, en 2006, por nombrar otro caso concreto, adelantó la puesta en marcha de un nuevo criadero de langostinos que igualmente incumplió.

Pese a estos antecedentes, hoy Argenova cuenta con diez permisos de pesca para la captura de langostino, pero al mismo tiempo es la firma que menos personal tiene contratado en tierra, además de un porcentaje menor de santacruceños.

Lo curioso es que dicha empresa no sólo promete inversiones que no cumple a nivel nacional, sino que además no deja de hacer lobby por estos meses en busca también de permisos provinciales, tanto en Chubut como Santa Cruz.

Volviendo a los porcentajes de permisos recibidos y a la cantidad de trabajadores contratados en tierra, es la firma que menos recursos deja en Santa Cruz ya que el promedio de las otras empresas se acerca a los 19 empleados por permiso y acá son 10 en promedio por permiso concedido.

Tampoco hay que olvidar que este año Argenova tuvo toda la flota parada por no pagar los haberes y porque el langostino chico "no le interesaba por su ecuación económica", según explicaron sus directivos a los gremios que reclamaban continuidad laboral. Incluso fue la única empresa de Santa Cruz que no participó ni firmó las actas de concertación pesquera que permitió una paz social en la región.

Un dato para destacar es que en Santa Cruz no existen los reemplazos de permisos ya que los mismos se dan por proyecto productivo, por lo que en el caso de los nuevos buques Argenova deberá presentar un nuevo proyecto productivo ya que las dimensiones de las antiguas embarcaciones son muy diferentes a las actuales, las cuales presentan bodegas más importantes y un nivel de procesamiento superior al habilitado en su momento.

LEY DE PESCA

Vale recordar que la primera parte de la investigación se basa en que la pesquera española Argenova habría eludido el artículo 30 de la Ley Federal de Pesca 24.922, el cual establece que el permiso de pesca sólo podrá ser transferido a otra unidad o unidades de capacidad equivalente, que no impliquen un incremento del esfuerzo pesquero.

En general, la autoridad de aplicación avala este tipo de reemplazos cuando las naves padecen un siniestro o llegan al límite de su vida útil, pero en los casos de Argenova que se investigan no son iguales de capacidad de bodega ni de potencia de máquinas, mientras que la ley especifica igualdad para no aumentar el denominado esfuerzo pesquero.

Este último reemplazo no sería el único inconveniente que afronta la empresa, ya que en su momento los buques Argenova I-II-III y IV también fueron investigados porque habrían tenido casi el doble de potencia de máquina y un tamaño de eslora mayor con relación a los permisos habilitados.

Comentá la nota