Avanzan hacia posibles acuerdos en Kraft Foods

La empresa alimenticia ubicada en Buenos Aires mostró disposición a rever los 86 despidos y 32 suspensiones. Hubo cortes y protestas.
La negociación por el conflicto gremial de la ex Terrabusi avanzaba anoche hacia una salida acordada, después de que la empresa Kraft Foods manifestó ante funcionarios nacionales y bonaerenses disposición de rever los 86 despidos y 32 suspensiones en la planta de General Pacheco.

Fuentes del ministerio de Trabajo bonaerense anticiparon que en "arduas negociaciones" se daban anoche pasos para destrabar el conflicto de 40 días, que llevó a la Embajada de EEUU a reclamar una solución.

Los voceros dejaron trascender además que la empresa, el gremio y los delegados de la comisión interna coincidieron en "dejar en manos de la Justicia" el retiro de las fuerzas de seguridad que se mantienen en el interior de la planta de la ex Terrabusi, tras el violento desalojo del viernes.

Asimismo, trascendió que directivos de Kraft Foods admitieron revisar despidos y suspensiones y que se comprometieron a informar los "primeros resultados" de las tratativas el jueves.

En este sentido, la empresa depositó los sueldos adeudado por requerimiento de las carteras laborales nacional y provincial.

Los ministerios de Trabajo nacional y bonaerense intervinieron ayer para solucionar el conflicto, en una jornada de tensión por cortes y marchas para repudiar la represión policial del viernes y exigir la reincorporación del personal despedido en la empresa alimenticia.

Funcionarios nacionales y bonaerenses mantuvieron ayer desde las 17.30 en La Plata reuniones paralelas, previo a sentar a las partes a una mesa de negociación conjunta.

En primer término, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, y su par bonaerense, Oscar Cuartango, se reunieron con las autoridades de Kraft Foods, mientras otros funcionarios lo hicieron con delegados de la comisión interna de la planta y el titular del gremio de la alimentación, Rodolfo Daer.

Tanto el sindicalista como los delegados de la planta reclamaron la reincorporación del personal despedido, que estimaron en "entre 120 y 130", mientras otros 40, dijeron, aceptaron la indemnización.

Mientras se desarrollaba la reunión, miles de personas marcharon por Avenida de Mayo hasta Plaza de Mayo para protestar por el violento desalojo del viernes en la planta de General Pacheco.

Horas antes un grupo, identificado con banderas de partidos de izquierda, se manifestó y arrojó huevos contra la fachada de la sede de la Unión Industrial Argentina, entidad que criticó días atrás el accionar de los trabajadores de la ex Terrabusi.

En la mañana, trabajadores de la fábrica cortaron poco después de las 7 la ruta Panamericana, en General Pacheco, donde se habían producido los incidentes. Lo mismo ocurrió en varios puntos del país, como en la esquina porteña de Corrientes y Callao.

La empresa anunció ayer, en un comunicado, que los trabajadores ingresaron por la mañana a la planta sin ningún problema y que la planta comenzaba a retomar la producción, paralizada por la toma.

Comentá la nota