Avanzan gestiones para el acopio de aceites vegetales.

El Instituto Nacional de Tecnología Industrial (Inti) y la Municipalidad de Bariloche presentaron el pedido de financiamiento para el acopio de aceites vegetales ante el Ministerio de Ciencia y Técnica de la Nación. Se trata de un anteproyecto enviado a través de la Subsecretaría de Ciencia y Técnica de la provincia en el que se solicita un aporte de 163.000 pesos para instalar la planta de acopio transitorio que recibirá el aceite vegetal de unos 200 establecimientos hoteleros gastronómicos de la ciudad.
Según informó el subsecretario de Medio Ambiente, Luciano Signore, el proyecto que compromete la colaboración interinstitucional entre el Inti, la municipalidad y la Asociación Hotelera Gastronómica de Bariloche se instalaría en el Corralón Dinara, donde funciona la Delegación Municipal Pampa de Huenuleo.

La primera etapa busca organizar y ordenar el acopio del producto para luego trasladarlo a una planta de transformación de los aceites vegetales en subproductos de biodiesel en el gran Buenos Aires. En una segunda etapa se propondría avanzar en un proyecto de producción de biodiesel dentro de la ciudad que permitiría reducir los costos y los riesgos asociados al traslado. El funcionario comentó que el biocombustible generado servirá, por ejemplo, para hacer funcionar las maquinarias y los vehículos municipales que no necesitarían ninguna adecuación especial.

El proyecto presentado por el Inti propone también realizar la capacitación al personal de los establecimientos para implementar un Sistema de Buenas Prácticas de Frituras que permitan extender la vida útil de los aceites, proteger la salud de la población, cuidar el ambiente y generar energía a partir de residuos.

A mediados de enero las tres instituciones firmaron un convenio en el que se comprometen a realizar una encuesta anónima sobre usos y destinos de los aceites vegetales usados (AVU) y a capacitar al personal de los establecimientos y cambiar las costumbres de su manejo.

Según expresa el convenio firmado, los AVU presentan graves problemas para la salud de los consumidores porque tienen componentes cancerígenos y para el medio ambiente porque su vertido en las cloacas son una fuente de contaminación que obstruye las cañerías y aumenta los costos de saneamiento de los líquidos cloacales.

“Hasta el momento se sabe que, en el mejor de los casos, juntan el aceite en envases que son recolectados por la recolección normal de residuos de la ciudad y, desgraciadamente, compactados y rotos dentro del camión y arrojados en el vertedero. En el peor de los casos, lo arrojan directamente al lago”, explicó Signore y agregó que “con este sistema de buenas prácticas queremos evitar ambos casos”.

Para el subsecretario de Medio Ambiente, el proyecto abrió “muy buenas perspectivas” para la salud pública, para la mejora de la calidad de la elaboración de alimentos y “para la conciencia pública en lo que significa gestionar un residuo”.

“Cuando uno ve que se está haciendo algo positivo esto tiene un poder multiplicador muy fuerte y queremos generar ese proceso sinérgico con otros procesos que van a venir en el futuro como en el caso de los residuos sólidos domiciliarios y en el caso de los residuos peligrosos que estamos trabajando para formalizarlo”, concluyó Signore.

La Municipalidad de San Carlos de Bariloche firmó un acta acuerdo de cooperación tecnológica para el relevamiento de información sobre el manejo de aceites vegetales usados (AVU) en la ciudad. A mediados de mayo deberá estar finalizado un relevamiento para contar con un diagnóstico sobre este producto que puede generar riesgos para la salud y el medio ambiente.

Este acta se constituye, según indicó el subsecretario de Medio Ambiente, Luciano Signore, en el inicio de un Proyecto de Manejo Integral de AVU, que -según indica el acta- permitiría contribuir al cuidado de la salud de la población y el medio ambiente, minimizar residuos y aprovechar al máximo su reciclado, controlar la vida útil del aceite vegetal y el momento del recambio, disminuir la formación de compuestos tóxicos en el proceso de fritura, optimizar el proceso de fritura y evitar la rápida degradación de las propiedades físico-químico y organolépticas de Aceite Vegetal; controlar el proceso de gestión de recolección de los AVU; generar conductas hacia los ciudadanos y contribuyentes aplicando el sentido de responsabilidad como generadores de residuos; concienciar a la población sobre nuevas de uso actuales como el reciclado de residuos, sustentabilidad, biodegradación y otros aspectos del cuidado del ambiente; y fortalecer los instrumentos de promoción turística basados en el cuidado del medio ambiente y prácticas enmarcadas en la responsabilidad social empresaria.

Comentá la nota