Avanzan las gestiones en Egipto y Olmert dice que se acerca a sus metas

Al tiempo que el ejército israelí se prepara para avanzar en su ofensiva en Gaza, ayer comenzaban a asomar señales de cierta distensión en esta guerra que lleva 17 días. Las negociaciones en Egipto para un alto el fuego entre Israel y Hamas resultaron "positivas", afirmó una fuente egipcia. Mientras, el premier israelí, Ehud Olmert, aseguró que su país "se acerca" a cumplir los "objetivos que se había fijado".
Los resultados de la entrevista entre la delegación del movimiento islámico Hamas y el jefe de los servicios de inteligencia egipcios, Omar Suleiman, son "positivos", declaró un funcionarios egipcio, que pidió no ser identificado, a la agencia de prensa oficial Mena.

"Durante la reunión hubo un consenso sobre la importancia de parar ese derramamiento de sangre palestino lo más rápidamente posible", agregó la fuente.

La nueva ronda de discusiones con Hamas se llevó a cabo con una delegación de cinco miembros del movimiento, tres que llegaron de Gaza y dos de Damasco. La semana pasada, los líderes de Hamas en Siria se habían negado a discutir la propuesta franco egipcia para un cese del fuego, pero ahora parecen más abiertos a dialogar.

Un alto responsable del ministerio israelí de Defensa, Amos Gilad, volverá hoy a El Cairo para reunirse con Suleiman, hombre clave en las negociaciones sensibles.

En Tel Aviv, Olmert, afirmó que su país está cerca de cumplir sus objetivos en Gaza, aunque matizó que aún "hace falta más paciencia, determinación y valentía".

La consecución de estas metas debe "cambiar la realidad de seguridad en el sur" de Israel -blanco de los cohetes palestinos- "para que nuestros ciudadanos sientan seguridad a largo plazo y estabilidad", indicó al empezar el consejo semanal de ministros.

"Hemos tenido logros impresionantes en la operación contra las organizaciones terroristas en Gaza", dijo sobre la ofensiva que comenzó el 27 de diciembre.

"No debemos echar a perder en el último minuto el esfuerzo nacional sin precedentes que se ha logrado de restaurar el espíritu de unidad del pueblo de Israel. La población israelí, y principalmente la residente del sur, tiene la paciencia y la voluntad para ello. También el gobierno", aseguró el premier.

Olmert reiteró su rechazo a la resolución aprobada el jueves por el Consejo de Seguridad de la ONU, que pide un alto el fuego.

"Ninguna resolución pasada o futura nos privará de nuestro derecho básico a defender a los habitantes de Israel. Nunca hemos permitido a nadie decidir por nosotros si tenemos el derecho a golpear a quienes lanzan bombas contra nuestras guarderías y escuelas y no lo haremos en el futuro", afirmó.

"Hemos sido obligados a iniciar una operación con una decisión que era inevitable, en ayuda de nuestros hijos y de nuestros ciudadanos que se encontraban en una situación insoportable" por el lanzamiento de misiles desde la Gaza, justificó. Al final de la reunión, Olmert dijo que su país "ha asestado un golpe sin precedente a Hamas, que ya nunca será el mismo".

Comentá la nota