No avanza la unificación de licencias de conducir y el registro de antecedentes

La Provincia convocó a los municipios a agrupar estas dos informaciones en un mismo sistema, pero numerosas localidades aún no han adherido a la idea o carecen de la informatización de sus datos.
Pese a los anuncios tras la creación de la Ley Provincial de Tránsito, la puesta en marcha de un registro de faltas en Córdoba, la informatización de datos en el interior y la exigencia de un certificado de verificación sobre el estado del vehículo sólo logró avances parciales.

Desde el Gobierno provincial se solicitó que los municipios comiencen a aportar la información documentada en sus áreas de tránsito, pero varias localidades aún no adhirieron a la propuesta o carecen de un sistema informático que les permita relevar las condiciones viales de su comunidad.

La normativa número 9.169 fue sancionada en el 2007 y plantea la creación de un Registro Provincial de Antecedentes de Tránsito (Repat), un sistema único de emisión de licencias de conducir y la extensión de la ITV obligatoria a toda la provincia.

La autoridad de aplicación provincial es la Dirección de Prevención de Accidentes de Tránsito de la Provincia, que cuenta con la asistencia de la Comisión Provincial de Tránsito y Seguridad Vial.

Concluida la etapa provincial se avanzaría en informar al Consejo Federal de Tránsito de la Nación para que se reconozca el sistema único empleado en la provincia.

Martín Aspitia, funcionario del Ente de Control Municipal y representante del Estado local en la Comisión Provincial de Tránsito, manifestó que el Repat permitirá ingresar los datos de todas las licencias a una misma base y unificar los criterios para el otorgamiento de los carnés.

Los trámites, en el lugar de residencia

“Es imprescindible que todos cumplan los mismos requisitos para beneficiarse con la habilitación. Si esto no ocurre corremos el riesgo de que una persona viaje a un pueblo cercano a sacar la licencia porque allí no tienen información de alguna infracción o accidente que haya protagonizado. Lo mismo ocurre con los plazos previos al otorgamiento. Hay municipios que no pueden ofrecer los exámenes teóricos y hasta prácticos”, señaló.

Con la iniciativa se buscaría verificar que los conductores solo puedan sacar el documento habilitante en el lugar donde tienen residencia.

Aspitia precisó que aún no está reglamentada la potencial creación de un carné por puntos “porque son muchos los gobiernos locales que todavía no han adherido a este proceso que comenzó a gestarse”.

“Las localidades más chicas carecen de docentes en educación vial o lugares para las pruebas de manejo. Tampoco tienen recursos técnicos para llevar un informatizado esquema de verificación de multas. Hay muchos temas por discutir y que seguramente no resolverán en el corto plazo. El desarrollo del proyecto difícilmente pueda concluir este año”, indicó.

El titular del Edecom, Jorge Méndez, opinó que la aplicación de la ley provincial no modifica la metodología de entrega en Río Cuarto de las licencias. “Lo que se hace es unificar los requisitos, que nuestro municipio ya cumple, y tener una base con los datos de toda la provincia en un nuevo software”, indicó.

Méndez consideró que la evolución de la aplicación del plan “concluirá en un registro por puntos”.

“Todos los municipios que van adhiriendo a la ley provincial deben adecuarse a las normativas, pero el gran desafío es que todos dispongan de los elementos adecuados para la actualización de datos y que no sea potestad, solamente, de las grandes ciudades”, subrayó.

El funcionario aseveró que en el Edecom “hay un minucioso detalle de todas las infracciones que se cometen” y aseguró que cada irregularidad advertida es incorporada al sistema “en menos de 48 horas”.

En Río Cuarto fue suspendida la aplicación de un carné con puntajes según el tipo de infracción cometida y que había sido impulsado por el ex titular del ente, Eduardo Massa.

“En realidad, el proyecto nunca se puso totalmente en marcha porque se anunció pero faltaba el software. Cuando asumimos consideramos que lo mejor era esperar a una implementación en toda la provincia para interconectar la información y evitar que si la sanción es aplicada en otra localidad no incida en Río Cuarto. El paso final sería una interconexión nacional, pero para esto falta todavía mucho”, subrayó Méndez.

La alternativa del carné por puntos en la ciudad obligaba al conductor que había quedado en cero a perder el registro. Para tramitarlo nuevamente debía rendir todo el Código de Tránsito y someterse a una exigente prueba de manejo.

Además, para renovar la licencia pagaba un precio más alto y debía someterse a un test psicológico con el que Edecom iba a determinar si estaba en condiciones de usar un vehículo en la vía pública.

La reglamentación finalmente dejó de aplicarse y ahora se espera por una definición provincial que permita revitalizar el control con puntajes.

Comentá la nota