Avanza la siembra de soja de primera en la zona

En términos generales se usa menor fertilización. En Pergamino los lotes sembrados temprano ya han emergido muy bien y están creciendo a buen ritmo. En la región los progresos en cuanto a implantación son variables y en el Partido llega al 50%.
DE LA REDACCION. A pesar de la interrupción por lluvias, las siembras del cultivo de soja comenzaron a generalizarse con especial énfasis en la región núcleo central agrícola, agregando 10,1 puntos porcentuales al progreso intersemanal, totalizando a nivel nacional el 13,8% de las 18.200.000 hectáreas proyectadas, según datos aportados por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

En números absolutos se cubrieron 2,52 millones de hectáreas al destrabarse por los aportes hídricos las coberturas en las regiones centrales de Córdoba y Santa Fe, sureñas de esta última provincia, y del centro oeste de Buenos Aires.

Las precipitaciones insuficientes en el sur y norte de Córdoba ralentizan las siembras. Del total implantado el 52% se localiza entre el este de Córdoba, centro-sur de Santa Fe y sudoeste de Entre Ríos. En menor medida, con un 20% sembrado, provienen del norte de Buenos Aires. Porcentuales menores se observan en el oeste bonaerense, centro-norte y en el sur de Córdoba. En términos generales se usa menor fertilización. Menores dosis calculadas en un 20% menos en términos de superfosfatos simples.

La región núcleo norte es la más adelantada cubriendo con la oleaginosa el 35% de la superficie intencionada. En Cañada Rosquín, Las Parejas, Las Rosas y El Trébol las implantaciones avanzaron rápidamente y los cultivos han comenzado a emerger. La humedad edáfica es suficiente por el momento para los nacimientos y la tecnología empleada es menor que la campaña anterior. En no pocos casos se ha salteado la inoculación y reducido la cantidad de fertilizante aplicado. En la zona central de Marcos Juárez se implantó la mitad del área prevista con importante aumento respecto de la pasada zafra.

Pergamino y zona

En el núcleo sur los progresos de la siembra son variables. En San Antonio de Areco un 10% y en Pergamino casi redondea el 50%. Las diferencias obedecen a las distintas condiciones de humedad que tienen los suelos. En algunas áreas su deficiencia es la generadora del escaso avance de las coberturas por lo que los productores aguardan un nuevo pulso húmedo.

Según el último informe semanal de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos de la Nación (Sagpya), en la zona comprendida por la delegación Junín se ha dado inicio a las labores de siembra, estimándose que para esta campaña la superficie destinada al cultivo superaría a la pasada en un 14%. “En Pergamino continúa la siembra de soja de primera en forma no muy rápida por las lluvias intermitentes, pero los productores quieren aprovechar la humedad edáfica para lograr una buena implantación. Los lotes sembrados temprano ya han emergido muy bien y están creciendo a buen ritmo. Se están aplicando fertilizantes mezclas a base de fósforo, azufre y micronutrientes a la siembra”, señala el informe.

En Colón, Hughes, Wheelwright, Ferré y Carabelas se cubrió un 30%, aunque la humedad edáfica no permitirá un avance mayor en los próximos días. Se necesitará un mayor aporte de agua para concretar el incremento del área, estimado en un 30 por ciento.

Córdoba

En el centro-norte de Córdoba el déficit de humedad edáfica condiciona la implantación en el norte, pero ha mejorado el escenario en las zonas centrales por mejores lluvias, avanzando en las siembras. En Oncativo, Villa María y General Deheza se habría cubierto un 10-15% del área intencionada. En las zonas norteñas el agua es el factor limitante y los implantes rondarían un escaso 7%. De todos modos la ventana óptima de siembra comenzó en los primeros días de este mes.

En el norte de La Pampa, oeste y centro de Buenos Aires, si bien nuevas precipitaciones a mediados de la semana impusieron una pausa en las siembras, aseguran un nivel de humedad adecuado para las emergencias y desarrollos iniciales de lo implantado antes de ellas. Se espera que la tecnología empleada para producir el cultivo disminuya. En Pehuajó y Carlos Tejedor se implantó un 20-40% de la intención, creciente respecto de la campaña anterior debido al abandono del maíz. Se observan disminuciones en fertilizaciones con fósforo. En Trenque Lauquen se aguarda un incremento del 30% y lo cubierto ronda el mismo porcentaje.

En el sur de Córdoba pocos milímetros casi insuficientes promueven la siembra solo en aquellos suelos dotados de mejor humedad. Es lenta la implantación y se advierte una tendencia hacia menor nivel de fertilización y control de malezas.

Comentá la nota