Avanza el proyecto del polo informático en Zapala

Una nueva ONG en Zapala, que tiene su origen a partir de la necesidad de sostener el proyecto Polo Informático Provincial, busca darle identidad a la ciudad a partir de una futura ordenanza que esperan sea aprobada en breve por el cuerpo legislativo.
La iniciativa fue presentada el pasado mes en el Concejo Deliberante y en la Legislatura provincial para que Zapala sea declarada sede del Polo Informático Provincial.

El autor del proyecto "Zapala, una ciudad digital para todos", Eduardo Rubio, presentó la nueva herramienta de apoyo que permitirá avanzar en la implementación de la iniciativa; y el anteproyecto arquitectónico de las instalaciones.

Rubio subrayó la importancia de desmitificar el concepto de que se trata de una gran inversión dado que con la suma de 500 mil pesos se puede poner en marcha el proyecto. Además, señaló lo avanzado que se encuentra el proyecto en el área de capacitación donde un gran porcentaje de docentes, actualmente activos, han recibido cursos de capacitación de la Fundación Evolución conjuntamente con Microsoft a través de sus capacitadores.

El arquitecto Luis Grisolía y Andrés Ruiz, estudiante de la carrera Analista en Sistemas, expusieron las intenciones que conlleva la creación de esta asociación civil "Aluvión 21" y de vecinos, estudiantes y profesores en el marco de las distintas gestiones en instituciones gubernamentales y no gubernamentales.

El escenario elegido para iniciar el proyecto fue uno de los galpones del ferrocarril, emplazado en el centro de la ciudad y al que se accede por la intersección de la avenida Avellaneda y Luis Monti.

"El galpón del ferrocarril, vetusto y feo, podría volver a tomar vida con este diseño de ocho módulos en planta baja de una superficie total de 500 metros cuadrados para capacitación, aulas, oficinas y sala de conferencia", dijo Grisolía.

"El Polo Informático permitiría también que Zapala recobre vida con este parque de ferrocarril como se ha hecho en otras ciudades del país", aseguró el arquitecto.

Se trata de una propuesta de arquitectura económica de dos plantas que se puede ejecutar por separado, respetando el edificio, con compartimentos flexibles, livianos y móviles para modificarlo de acuerdo a las necesidades donde cada planta no superaría los 500 mil pesos.

Comentá la nota