Avanza programa de reconversión industrial

Avanza programa de reconversión industrial
El Programa de Reconversión Industrial (PRI), que el gobierno de Tucumán puso en marcha para disminuir el impacto ambiental negativo en la cuenca Salí-Dulce, recibió una inversión del sector privado cercana a los 132 millones de pesos, informaron fuentes oficiales.
Las inversiones estuvieron dirigidas a la mejora tecnológica, al tratamiento de los efluentes, el reciclado, el manejo de los residuos, la optimización de la materia prima y la eficiencia energética.

Desde el punto de vista ambiental, las acciones llevadas a cabo dentro del PRI significaron una reducción de la carga orgánica en las aguas del Río Salí del orden del 31,5 por ciento, entre 2006 y 2007.

El Salí-Dulce nace en las Sierras Subandinas, en el sur de Salta, y tras recorrer Tucumán y Santiago del Estero, desemboca en la laguna Mar Chiquita en Córdoba.

En la cuenca, que recorre 790 kilómetros y alberga, en su zona de influencia, a más de dos millones y medio de personas, se asientan diversas industrias citrícolas e ingenios azucareros, sobre todo en la provincia de Tucumán.

"Con el diseño e instrumentación del Programa de Reconversión Industrial la situación ambiental en la provincia comienza un proceso de recuperación", destacó el secretario de Estado de Medio Ambiente de la provincia, Alfredo Montalbán.

Un recorrido realizado la semana pasada por las instalaciones de la empresa Citrusvil, le permitió al funcionario observar los avances en la construcción de reactores anaeróbicos destinados a la obtención de biogás, a partir de sus efluentes derivados de la industrialización del limón.

"Esta empresa será la primera en producirlo en Tucumán y lo utilizará en su propia planta", aseguró Montalbán.

La empresa utilizará biodigestores de contacto, montados sobre lagunas cubiertas, diseñadas y operadas por la compañía belga Biotec Internacional, que le permitirán procesar sus vertidos verticales para obtener un biogás compuesto, para uso en calderas y para la producción de electricidad.

"El objetivo del PRI es minimizar la producción de desechos, reutilizar sustancias, mejorar la eficiencia energética y lograr en conjunto una mayor responsabilidad empresarial con claros efectos sociales", precisó el secretario.

En un informe presentado en noviembre de 2008, a casi dos años el comienzo del PRI, se destacaron algunos logros obtenidos por la implementación del programa, como la colocación de filtros a calderas y chimeneas, la recuperación de la cachaza y su uso como mejorador de suelos y la instalación de birreactores para el tratamiento de residuos de la industria azucarera, alcoholera y citrícola, entre otros.

A través del PRI, el sector productivo se comprometió a la adecuación de la normativa provincial vigente, de los parámetros de vertido, como la Demanda Bioquímica de Oxígeno (medida como carga orgánica), el Oxígeno Disuelto, la Conductividad y la incorporación y/o continuidad de tratamiento de efluentes líquidos.

También, la implementación de sistemas de gestión de residuos sólidos, la optimización del uso del agua, la implementación de planes de eficiencia energética, la optimización de los laboratorios de control y monitoreo de efluentes, la incorporación de sistemas de tratamiento de efluentes gaseosos, la incorporación de programas de desarrollo social y la evaluación de pasivos ambientales.

Asimismo, las empresas deben informar bimestralmente el avance de sus proyectos individuales ante la Secretaría de Estado de Medio Ambiente de la Provincia y la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, mientras que el Estado se comprometió a diseñar e implementar mecanismos e indicadores para la evaluación, seguimiento y control del PRI y del sector productivo.

"Los resultados son alentadores. Son un comienzo, pero por primera vez podemos afirmar que hemos comenzado a transitar una alianza público-privada que comienza a dar sus frutos y prueba que el principio de progresividad, consagrado como uno de los pilares de la ley general del ambiente, puede funcionar como herramienta de adecuación a las normativas", afirmó Montalbán.

Comentá la nota