Avanza proceso de audiencia pública para la obra hidráulica de La Salada

La obra beneficiará a 104.000 habitantes del norte del territorio.
Una de las obras estratégicas dentro de la política de manejo de los recursos hídricos será sin dudas la construcción del sistema de embalse regulador de la laguna La Salada que permitirá la definitiva reactivación de los riachos El Porteño y He He para beneficiar a 104.000 habitantes del norte del territorio que dispondrán todo el año de agua para el consumo humano y la productividad.

En este marco y avanzando en el proceso previo del ambicioso proyecto, es que la esfera de Recursos Naturales del estado provincial, en el marco de la Ley Nº 1060 y Decreto Reglamentario 557/98, convocó a audiencia pública para consultar la opinión de la población, previo a la aprobación del proyecto, además del correspondiente estudio de impacto ambiental.

Dicha audiencia vinculada a este proyecto, denominado como “optimización de la infraestructura de las obras hidráulicas del sistema Laguna la Salada, Riacho Porteño, Riacho He Hé”, se llevará a cabo a las 9 horas del día 28 de enero de 2009 en la Escuela Nº 83 “Juan Carlos Di Orio” de la localidad de Fortín Cabo Primero Lugones, departamento Bermejo.

Desde el organismo se informó que la toma de vista y copias de los documentos pertinentes, podrá realizarse en días hábiles administrativos, en horario de 8 a 12, en la sede de la subsecretaría de Recursos Naturales y Ecología, sito en José María Uriburu 1513 de esta capital, donde quienes deseen ser parte de la audiencia pública podrán presentar las pretensiones, pruebas y copias hasta el mediodía del 22 de enero de 2009.

Los trabajos

La Salada está alimentada en la actualidad por un canal que deriva parte de los caudales que escurren por el riacho El Salado que recibe aportes del bañado La Estrella.

Los técnicos optaron para ejecutar la obra el cierre de un área comprendida entre las rutas números 24 y 26 al oeste de La Salada. El terraplén será de 18 kilómetros de desarrollo y permitirá generar un embalse de 425 hectómetros cúbicos de capacidad de regulación.

Las obras consistirán en una presa de material suelto, tres obras de control, dos vertederos y un canal de vinculación con el riacho Tatú Piré.

El terraplén de cierre se efectuará con suelo seleccionado que con el adicionado de cal se colocará en capas de espesor menor a 30 centímetros con la compactación adecuada Conformará la siguiente geometría: ancho de coronamiento 4 metros; pendiente de talud mojafo 1: 2.5 y taluds seco 1:2 con una cota de coronamiento de 116 mlGM.

Las obras de control consisten en sistemas de compuertas de dos vanos de tres metros de ancho y tres metros de altura que permitirán regular los excedentes hacia la laguna La Salada, el riacho Tatú Piré y el riacho El Pavao, respectivamente.

La obra de control consta de una estructura de control de caudales, dos obras de transición entre la sección existente en el canal y la obra de control y otra transición entre la obra de control y el canal, una ubicada aguas arriba y la otra aguas abajo.

Las obras se complementarán con el cierre de la sección mediante dos terraplenes ubicados sobre la margen izquierda y derecha de la obra de control los que formarán parte del cierre.

La obra de control se localiza en el centro del canal y el proyecto consiste en una estructura de hormigón del tipo marco cerrado formado por dos conductos que permitirán el paso de los caudales.

En cada uno de esos conductos se ha previsto un juego de recatas que permitirán la operatividad de dos compuertas planas metálicas con el accionamiento de tornillo y volante.

Las compuertas de regulación serán de 3.12 metros de ancho por 3 de altura y cuentan con estanqueidad superior de forma de establecer un cierre hermético aún con niveles por encima del de la compuerta.

Los dos vertederos de demasías con umbral en cota 115.50 mlGM revestidos con colchonetas derivarán los excedentes hacia los cursos del Tatú Piré y Pavao presentan un cuenco amortiguador al pie de un metro de profundidad y diez metros de longitud para asegurar la estabilidad de la obra y la contención del resalto asociado.

Complementariamente deberá construirse un canal de vinculación entre la obra de control en el tatú Piré y el cauce existente.

El cierre implica una cota de coronamiento de 116 metros, cota de vertederos de 115,50 metros, 1.500 metros de longitud total del vertedero, 426 hectómetros cúbicos de volumen para cota de coronamiento y 300 hectómetros cúbicos de volumen para cota labio vertedero.

En síntesis, este es el resumen de las obras a construir; 1) Terraplén compactado de materiales cohesivos de 738.157 metros cúbicos; 2) Protección cestiposa en los taludes de los terraplenes 50.945 metros cuadrados, 3) hormigón H 21 por un total de 1.280 metros cúbicos; 4) Colchonetas rellenas de piedras 66.421 metros cuadrados y gaviones rellenos con piedras por 2.550 metros cúbicos.

Comentá la nota