Avanza el plan de rescate en el Senado norteamericano.

Los senadores analizaron durante cuatro horas el proyecto económico, luego de que demócratas y republicanos alcanzaron anoche un acuerdo. La votación recién será el martes.
El líder de los demócratas en la Cámara Alta, Harry Reid, marcó un voto de procedimiento para el lunes por la tarde, hora de Washington, un paso previo a la decisión final sobre el plan.

Eso significa que si los republicanos no ponen objeciones, la votación final tendría lugar el martes.

Su ratificación abriría las negociaciones entre el Senado y la Cámara de Representantes para armonizar las versiones del plan de estímulo aprobadas por cada órgano.

Esas conversaciones se presentan difíciles, pues los proyectos de ley difieren en aspectos importantes, como por ejemplo el monto total de dinero destinado a los estados, que se han visto obligados a despedir a funcionarios y recortar servicios públicos por la crisis.

Aún así, los líderes demócratas pretenden tener el documento listo para antes del 16 de febrero, la fecha que se había marcado como objetivo el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama.

El camino para llegar a esa meta se allanó el viernes por la noche, cuando negociadores de ambos partidos alcanzaron un principio de acuerdo en el Senado tras quitar unos 110.000 millones de dólares de gasto y rebajas tributarias del proyecto de ley inicial.

Con ello, el texto actual contempla usar unos 827.000 millones de dólares en dos años para intentar revivir la economía estadounidense, que está en recesión desde 2007.

El paquete incluye bajadas de impuestos temporales, incentivos económicos para la compra de viviendas y automóviles, y un aumento de los subsidios por desempleo y para la adquisición de seguros de salud, y de ayudas alimenticias para los pobres.

Los demócratas cuentan con 58 votos en el Senado, frente a los 41 de los republicanos, pero necesitan de 60 escaños para superar un posible bloqueo del voto con tácticas dilatorias por parte del partido de la oposición.

El principio de acuerdo del viernes les ha garantizado tres votos republicanos, lo que asegura la aprobación del paquete si no hay disidentes entre las filas demócratas.

Comentá la nota