Avanza el plan para la construcción de un gasoducto en el sur

La obra beneficiará a 2.000 familias radicadas en municipios ubicados en el límite entre Río Negro y Neuquén, y demandará una inversión cercana a los $40 mil millones. Hoy fue autorizada por el ministro De Vido. El titular del ENARGAS explicó que es "un proyecto de vieja data, pero de difícil concreción por falta de financiación".
El ministro de Planificación, Julio De Vido, autorizó hoy la construcción de un gasoducto que beneficiará a unas 2.000 familias y emprendimientos productivos, radicados en municipios en el límite entre las provincias de Río Negro y Neuquén, con un presupuesto estimado en los 40 millones de pesos.

De Vido recibió hoy a los senadores Miguel Angel Piccheto (Río Negro) y Horacio Lores (Neuquén) e intendentes de los municipios de San Patricio del Chañar, Ramón Soto; y de Campo Grande, Sergio Rivero, entre otros, quienes le presentaron un proyecto para dar una solución al déficit de gas en esas comunas.

Del encuentro también participó el titular del Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas), Antonio Pronsato, quien explicó a Télam que "se trata de un proyecto de vieja data, pero de difícil concreción por falta de financiación"

No obstante, destacó que "ahora con la decisión del Gobierno expresada por el ministro De Vido, esta construcción se viabiliza al ser incluida en el marco de los decretos 180 y 185, que permitieron la ampliación de gasoductos troncales".

El funcionario adelantó que "se comenzará con el diseño de la ingeniería financiera para que se concrete la obra, y se instruirá a la licenciataria, Camuzzi Gas del Sur, que oficiará como gerente de proyecto y licenciataria, para que avance con la evaluación técnica del proyecto y la confección de los pliegos de licitación".

Todo lo que realice la distribuidora al respecto será fiscalizado y aprobado posteriormente por la Secretaría de Energía y el ente regulador, afirmó.

Pronsato explicó que el financiamiento será "el mismo que se aplicó para la ampliación del Gasoducto Fueguino, cuya primera etapa ya se concluyó y está próximo a habilitarse la segunda"

Precisó que se trata de "un fideicomiso con inversores que podrán ser los bancos, la Anses o privados, porque el respaldo de los mencionados decretos garantiza el repago" de la inversión.

El gasoducto a construir demandará una inversión de unos 40 millones de pesos para el tendido de 40 kilómetros del ducto que se conectará al Gasoducto Neuba II (que opera TGS) con todas las instalaciones de superficie, más redes y ramales.

Según Pronsato, la obra beneficiará a los emprendimientos industriales vitivinícolas -en los que trabajan unas 1.400 personas-, procesadoras de frutas y frigoríficos radicados en la zona.

Esta actividad industrial es la que también ha permitido una "explosión demográfica en la zona, que prácticamente duplicó su población en los últimos años, y necesita ahora contar con mejores servicios de gas que el que obtiene por ser cola de gasoducto".

Comentá la nota