Avanza un pedido de informes sobre fumigación que considera un fallo mercedino

Senadora cuestiona el uso de glifosato en cultivos de soja por su impacto en la salud y el ambiente. La Cámara Penal de Mercedes ya prohibió a un agricultor fumigar en campos lindantes al casco urbano en Alberti.
Un pedido de informes de la senadora nacional Blanca Osuna sobre el uso de glifosato en la fumigación de campos de soja avanza en la Cámara Alta. Se suceden los casos de enfermedades y abortos espontáneos que se han conocido en distintas localidades de la provincia de Entre Ríos, y estos se atribuyen al uso indiscriminado de productos agroquímicos. Para redactar este escrito la legisladora toma como base, además, un reciente fallo de la Cámara Penal de Mercedes que prohíbe seguir utilizando este tipo de productos y fumigar con ellos en cercanías del casco urbano de la localidad de Alberti.

“En Entre Ríos la siembra de soja transgénica se ha duplicado en los últimos diez años y muchos pueblos se encuentran rodeados de soja. Muchas veces, por ejemplo, al momento de las fumigaciones aéreas, no se consideran y respetan los límites de los territorios a fumigar, la deriva del viento, y así el producto no sólo entra en contacto directo con los que trabajan en el campo sino que afecta a zonas y pueblos aledaños”, marcó la senadora, para quien son muchas las evidencias del daño del producto a humanos y animales: “La continuidad del uso del glifosato sólo es debida al beneficio comercial que su aplicación implica, constituyendo su utilización un serio riesgo para la salud y el medio ambiente. El uso del glifosato es un tema que nos preocupa y en el que estamos trabajando”, afirmó e indicó que “está pendiente la información sobre el cumplimiento de disposiciones del SENASA y la Secretaría de Agricultura, Pesca y Alimentación de control del manejo y uso racional de agroquímicos”.

“Solicitamos información sobre cuáles son las empresas nacionales o extranjeras, que producen o importan el herbicida glifosato y si hay empresas que ejercen dominio en el mercado sobre sus competidores respecto al producto”, amplió.

La preocupación mayor pasa por las noticias sobre el aumento en las ciudades de San Salvador y General Ramírez, de los casos de abortos espontáneos y cáncer. “Esto se suma a muchos otros casos en distintas ciudades de la provincia como Rosario del Tala, Basavilbaso, Gualeguaychú y Strobel, donde también han aumentado los enfermos de leucemia, insuficiencia renal, problemas pulmonares y neurológicos, intoxicaciones, malformaciones y otras enfermedades que tienen como causa el contacto directo o indirecto con el glifosato”, aseguró la legisladora entrerriana y resaltó que “además de los efectos en la salud de las personas, el uso de estos agroquímicos ha producido la muerte de diferentes especies de pájaros como palomas, loros y cardenales, además de halcones, zorros, peludos y otros animales que se intoxicaron por alimentarse de los pájaros envenenados”.

Vale agregar que entre los considerandos de este pedido de informes se cita un reciente fallo de la Cámara Penal de Mercedes, que hizo lugar a una medida cautelar innovativa y prohibió a un agricultor la fumigación en campos lindantes al casco urbano de la localidad de Alberti, ante los efectos producidos en los habitantes de los barrios FONAVI, Policial y Obrero de la misma, dando lugar a un nuevo antecedente en defensa de la salud y el bienestar de los ciudadanos.

El fallo de la Cámara

Se supo que la causa mencionada y que involucra a la justicia de Mercedes tuvo entrada por el Tribunal Criminal N° 2 en autos: “Di Vincenci, Oscar Alfredo c/Delaunay, Jorge s/Amparo” (Causa 4.052). El 11 de marzo pasado se expidió el Tribunal y rechazó la acción de amparo, pero luego se apeló la resolución y fue a Cámara.

Allí se le dio el número de causa 14.131/08 “Di Vincenci, Oscar Alfredo c/Delaunay, Jorge s/Amparo”, y quedó radicado en la Sala I. Entonces fallaron jueces de dos salas: el doctor Héctor Barreneche (Sala I), y los doctores Dante Pietrafesa y Mario Bruno (Sala II) el 21 de marzo: por mayoría revocaron lo que resolvió el Tribunal, por lo que se debe entrar al fondo de la cuestión y vuelve al Tribunal de Primera Instancia.

El pedido de la medida cautelar innovativa consiste en la suspensión inmediata de fumigaciones aéreas y/o terrestres reprochadas a Jorge Delaunay sobre los predios lindantes a los Barrios FONAVI, Arquitectura y Policial de la localidad de Alberti.

“En punto a las aero aplicaciones del producto de mención, el decreto reglamentario n° 499/01 de la ley provincial de Agroquímicos, en su artículo 38, prohíbe expresamente operar a distancias menores a 2 kilómetros de centros poblados, no pudiendo sobrevolarlos aún después de haber agotado su carga”, marcan en el fallo, en el que

“se verifica que la actividad de fumigación denunciada se aparta del cumplimiento del referido dispositivo normativo, toda vez que del plano confeccionado por el municipio de la ciudad de Alberti, surge que las distancias existentes entre los predios sobrevolados y los Barrios FONAVI y Policial, Obrero y el Polideportivo, oscilan entre 10 y 200 metros”.

Tomando en consideración el potencial riesgo para los bienes y salud de los pobladores de ese medio y la constitución nacional y otras leyes, el Tribunal resolvió que el mencionado agricultor “deberá abstenerse en lo sucesivo de realizar, por sí o por terceros, fumigaciones aéreas en los predios cultivados con soja que motivaron la presente acción”.

Asimismo se pide por intermedio de la Asesoría Pericial Departamental un informe médico sobre las consecuencias que puede acarrear a las personas y bienes –animales y vegetales– la fumigación con glifosato. El informe fue realizado a mediados del mes de abril, y el fallo lo firman los doctores María Graciela Larroque, Fernando Bustos Berrondo y Marco Tomás Varsky.

Comentá la nota