Avanza ley para regular la publicidad del Estado

Con la idea de regular la actividad de la publicidad oficial promovida o contratada por el Estado, la Cámara de Diputados aprobó ayer un proyecto que articula una serie de pautas que deberán seguir tanto el contratante como los futuros proveedores publicitarios. Pasó al Senado para su sanción definitiva.
La Cámara de Diputados de la Provincia otorgó ayer la primera sanción al proyecto de ley que, de ser ratificado por el Senado, regulará en adelante la distribución de publicidad oficial, siguiendo pautas de equidad y transparencia, bajo la observación de una autoridad que estará compuesta por legisladores, profesionales y la Asociación de Periodistas de Corrientes.

La iniciativa, presentada por el diputado Armando Aquino Britos, fue aprobada en general por 11 de los 21 legisladores presentes, luego de que naufragara la idea del ricardismo de enriquecer el proyecto en comisión. Pero más tarde, en el tratamiento particular, consiguió mayores avales en virtud de la incorporación de modificaciones que redefinieron el texto original, aunque sin alterar sustantivamente el espíritu de la normativa.

El objetivo de la norma es el de "regular la actividad de la publicidad oficial promovida o contratada por el Go-bierno de la Provincia de Co-rrientes", y "comprende a la Administración Central, los organismos descentralizados, entidades autárquicas y cualquier otra entidad que dependa o se encontrase bajo control administrativo del Poder Ejecutivo, las empresas y sociedades del Estado, el Instituto de Previsión So-cial, sociedades anónimas con participación estatal ma-yoritaria, y todas aquellas otras organizaciones empresariales donde la Provincia tenga participación mayoritaria en el capital o en la formación de las decisiones so-cietarias".

Una de las modificaciones introducidas establece que la norma también será "aplicable al Poder Legislativo, el que determinará la oficina que actuará como autoridad de aplicación en su ámbito". Más adelante también invita al Poder Judicial a adherirse a la medida, así como también a los municipios que lo consideren pertinente.

El debate por el manejo de la publicidad oficial ganó la escena pública en los últimos meses, sobre todo por al-gunas denuncias acerca del manejo que el actual Gobier-no hizo de los fondos públicos. El debate político parlamentario avanzó entonces por su canal independiente, a ritmo acelerado.

El proyecto goza del apoyo de la Asociación de Periodis-tas, que propuso algunas mo-dificaciones, aunque no de todo el arco periodístico ni político. Existen foros que pretenden moldear un entramado normativo distinto e incluso otros dos proyectos similares descansan en la Cámara de Senadores, que ahora deberían adjuntarse a esta sanción para lograr un tratamiento unificado.

Para algunos, el debate de ayer en Diputados fue apresurado. De hecho, no son po-cos los que plantean la necesidad de enriquecer aún más el proyecto, cosa que ahora pasará a ser tarea de los se-nadores.

Lo cierto es que la norma, según su espíritu al menos, intentará ponerle coto a la discrecionalidad con la que todos los gobiernos, desde la vuelta de la democracia a la fecha, han manejado el tema de la publicidad oficial, cercenando incluso el alcance pleno de la tarea periodística.

Bajo esos postulados, la norma consiguió su primera sanción. Pasó al Senado para su tratamiento en revisión.

Comentá la nota