Avanza en Palermo la creación de un polo tecnológico

A fines de junio empezarían las obras; la Legislatura debatirá el convenio urbanístico
En las próximas semanas se iniciará formalmente la discusión del último trámite necesario para transformar el predio de las ex Bodegas Giol, en Paraguay y Godoy Cruz, en Palermo, en un polo científico y tecnológico.

Es que el convenio firmado por la Nación y la ciudad de Buenos Aires empezará a debatirse en los próximos días en la Comisión de Planeamiento Urbano de la Legislatura porteña.

El emprendimiento incluye la construcción de tres institutos de investigación de unos 4000 metros cuadrados cada uno, un museo científico, una biblioteca pública, tres auditorios (uno para 500 personas y dos para 150, que podrán unificarse en uno de 300), restaurantes, una plaza y estacionamiento.

Según se explicó oficialmente, serán edificios inteligentes que harán un uso sustentable de la energía y del agua. Se construirán con financiamiento del BID.

"Estamos terminando el proceso de licitación de la primera etapa de la obra, que debería comenzar a fines de junio. La intención es que los institutos de investigación y la sede del Ministerio de Tecnología estén terminados para fines de 2010", explicó a LA NACION Eduardo Arzt, investigador del Conicet en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA.

En ese lugar de Palermo funcionarán las sedes del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva y del Conicet; las dependencias de la Agencia de Promoción Científica y Tecnológica, y del Centro Argentino de Información Científica y Tecnológica (Caicyt), e incluirá un instituto de investigaciones interdisciplinario e internacional, un museo interactivo de ciencia y tecnología y un centro de convenciones. Aunque no hubo precisiones oficiales, durante el anuncio del emprendimiento se informó que el presupuesto estimado ronda los 40 millones de dólares.

Segunda etapa

El auditorio y el museo se construirán en una segunda etapa. Según los cálculos oficiales, el complejo estaría completo dentro de tres años.

Silvina Pedreira, diputada porteña del Frente para la Victoria y presidenta de la Comisión de Planeamiento, dijo: "Estamos de acuerdo con el proyecto. Es una iniciativa que cuenta con el acuerdo de la Ciudad y de la Nación. No nos podemos perder este emprendimiento. Lo último que se hizo de esta envergadura fue ATC".

Según la legisladora, el proyecto podría ser debatido en las próximas semanas en el recinto y se aprobaría el convenio urbanístico firmado por ambas jurisdicciones.

"En general, la aceptación del proyecto entre los vecinos es excelente. La pregunta es cuándo empiezan las obras. No pueden creer que allí se vaya a hacer algo", agregó Arzt.

Durante una recorrida realizada por LA NACION, varios vecinos dudaron de la efectiva puesta en marcha del proyecto en un predio que está abandonado desde 1989. Sin embargo, destacaron que revalorizaría el barrio y le dará más movimiento.

"Si hacen algo será bienvenido. Esto, de noche, es una boca de lobo. Yo vivo acá hace 62 años y hace más de 10 que estamos esperando que hagan algo con ese edificio abandonado", dijo Rubén Sapia, de un comercio de Godoy Cruz al 2400, a 50 metros de donde se levantará el emprendimiento.

Héctor Menéndez, dueño de la inmobiliaria que lleva su nombre, cree que la construcción del polo se trata exclusivamente de una "decisión política".

"Pusieron el cartel de obra y ahí quedó. La verdad es que, aunque la zona mejoró mucho en estos últimos 10 años, la zona entre las avenidas Santa Fe y Córdoba (entre Godoy Cruz y Scalabrini Ortiz) está estancada. Ese proyecto la mejoraría muchísimo", dijo.

Osvaldo Guerrica Echeverría, de la Asociación Amigos de Palermo es uno de los vecinos que se oponen al emprendimiento. "Las entidades vecinales de Palermo no nos oponemos al desarrollo de la ciencia argentina; es más, estamos profundamente a favor, pero entendemos que éste no es el camino", expresó.

En el documento presentado por la ONG durante la audiencia pública que se celebró en febrero pasado, se detallaba: "No existe un estudio de impacto ambiental, no hay referencia a que las calles están colapsadas y que no se tuvieron en cuenta un proyecto de envergadura para la zona", como el auditorio que prevé realizar La Rural. La ONG impulsa "el proyecto Lago Pacífico, que contempla la conversión de toda la ex playa ferroviaria en distrito Urbanización Parque, con el reciclado de los edificios para usos educativos y culturales".

Comentá la nota