Avanza la ley nacional para combatir el tabaco y liberar los espacios públicos del humo

El documento fue aprobado por las comisiones de Salud y Adicciones de la Cámara baja. Propone ambientes 100% "puros" y la suspensión de publicidades
Las comisiones dieron su visto bueno para que la Argentina cuente con una ley de control de tabaco "respetuosa de los estándares de salud pública" establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y diferentes tratados internacionales.

Luego de realizar algunas modificaciones al proyecto de ley que envió el Poder Ejecutivo, el dictamen de las comisiones de Salud y de Adicciones garantiza el derecho a la salud para toda la población del país.

"El proyecto de ley que envían estas comisiones y que esperamos se lleve al recinto es claro y conciso en sus objetivos", afirmó Verónica Schoj, de la Fundación Interamericana del Corazón y coordinadora nacional de la Alianza Libre de Humo de Tabaco-Argentina (Aliar).

Schoj comentó que "las leyes de control de tabaco respetuosas de los derechos humanos, como la impulsada por estas comisiones, son herramientas útiles para establecer políticas de salud pública que protejan a todas las personas del dramático impacto sanitario, social y económico que genera el consumo de tabaco y la exposición al humo de tabaco ajeno".

"Luego de un arduo trabajo, el Congreso Nacional se encamina a terminar con una deuda histórica con la sociedad argentina como es la ley de control de tabaco. Es de esperar que no haya interferencias ni dilaciones y que esta ley se apruebe próximamente", afirmó la coordinadora de Aliar.

El proyecto de ley incluye tres medidas esenciales: ambientes 100 por ciento libres de humo de tabaco; advertencias sanitarias en las marquillas de cigarrillos; y la prohibición de publicidad, promoción y patrocinio de productos del tabaco.

La Argentina es el único país de Sudamérica y uno de los pocos del mundo que aún no forma parte del Convenio Marco Para el Control del Tabaco de la Organización Mundial de la Salud, primer tratado mundial de salud pública al que hoy adhieren 164 naciones.

"Estamos muy conformes con el proyecto que se consensuó en el día de hoy. Sin embargo, en nuestro país a lo largo de las últimas tres décadas ha habido decenas de muy buenos proyectos de control de tabaco que nunca se han podido convertir en ley por presiones de la industria tabacalera. Incluso, la Ley Neri de control de tabaco que llegó a votarse, luego fue vetada por el Poder Ejecutivo en 1992", recordó Schoj.

Por tal motivo, señaló que "es necesario que la sociedad esté muy atenta al devenir de este proyecto".

"Esperamos que, cuando llegue al recinto, el pleno de los diputados entienda que una ley nacional efectiva de control de tabaco es una herramienta que salva vidas y que no puede supeditarse a los intereses de las grandes corporaciones tabacaleras que sólo buscan un interés económico particular", enfatizó.

Comentá la nota