Avanza un impuesto a la telefonía celular para financiar el deporte

Propone que los clientes con factura libre o mixta aporten el 1% sobre su gasto mensual
Los usuarios de teléfonos celulares con abono libre o mixto se convertirán en sponsors de los deportistas argentinos, si prospera un proyecto de ley ideado por el Comité Olímpico Argentino (COA) con el aval de la Secretaría de Deportes, que propone recaudar el 1% de sus consumos para financiar a los atletas y podría reunir al año un presupuesto de 45 millones de dólares, según cálculos preliminares.

El proyecto, redactado por la diputada Nora Esther Bedano con las firmas de otros cinco legisladores, crea el Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (Enard), cuyos socios serán el COA y la Secretaría de Deportes de la Nación. Concentrará los fondos provenientes de la facturación de los celulares y donaciones y los destinará a becas, gastos de viajes en competencias, insumos para la actividad, medicina prepaga, apoyo a organizaciones y honorarios de entrenadores.

Fue presentado la semana pasada por el presidente del COA, Gerardo Werthein, a los legisladores de la Comisión de Deportes y, según asesores de Bedano, podría recibir dictamen mañana. De acuerdo con el escrito, el aporte de los usuarios será del "1% aplicado sobre el precio de los servicios y abonos que las empresas de telefonía celular facturen a sus clientes, neto de IVA". Y las operadoras deberán girarlos a los 30 días de recaudados a una cuenta del Banco Nación, con lo cual el proceso no produciría gastos de recaudación. Los clientes prepagos no estarán afectados, ya que no tienen factura, con lo cual, según datos de las operadoras, los atletas contarían con el aporte de casi 15 millones de argentinos. Según Werthein, que es vicepresidente de Telecom (dueña de la operadora Personal), el Enard podría reunir al año unos US$ 45 millones entre el aporte de celulares y donaciones públicas o privadas. Esa cifra supera el actual presupuesto estatal total para el deporte, de 35 millones.

Fuentes de los promotores de la iniciativa explicaron que "al armar el proyecto se buscó una pauta de equidad que vimos en la telefonía celular, donde el que más consume más recursos económicos tiene. El 1% es un impuesto que no distorsiona las cuentas de nadie. Otros servicios, como el gas o la luz, están saturados, pero además son básicos".

Y apuntaron que "siendo las operadoras los recaudadores se ahorrará un gasto enorme por recaudación". Personal, Movistar y Claro prefirieron no opinar sobre el tema.

Defensores y detractores

Los clientes, en tanto, mantienen opiniones divididas, según un sondeo de LA NACION. Norma García, de Vicente López, apoyó la medida. "Con todos los impuestos que hay en este país, éste sería muy leve y serviría a una buena causa. Hace unos días compré una rifa para ayudar a un luchador de artes marciales a viajar a una competencia. Solo no podía hacerlo, y eso no tiene justificación. Tenemos que apoyarlos", afirmó. Eugenia Frega, de Belgrano, también dio el visto bueno: "Estoy de acuerdo, siempre y cuando lo que nos descuenten se use para el comité olímpico. Hay que apoyar a los deportistas que no pueden entrenar lo suficiente porque tienen que trabajar o no hay instalaciones o equipos", sostuvo.

Juan Martín De Marco, estudiante de Economía, consideró: "Estoy a favor porque el deporte tiene un fin social muy importante y el comité no tiene fondos. El deporte es la alternativa para sacar a los chicos de la calle, pero si ven gente que pierde o que no tiene para competir difícilmente se vean atraídos".

Entre los detractores, Matías, de Núñez, consideró: "La carga impositiva que padecemos los argentinos es demasiado alta para seguir sumando, en este caso, un nuevo impuesto al consumo. Más si tenemos en cuenta los servicios que nos devuelve el Estado por los impuestos que ya pagamos hoy".

"Dado que un proyecto de desarrollo del deporte como país me parece bueno, les sugiero humildemente a los diputados que hablen con el Ejecutivo y utilicen lo que se aporta al fútbol, que con eso se podría financiar este proyecto y dejar al fútbol en manos 100% privadas", agregó.

Por la negativa también se inclinó Mercedes Noguer, del partido de San Miguel: "Que sea creado un ente y que esté solventado por nuestro bolsillo no me parece correcto. El interés en el tema deportivo y su posterior sustentación para la promoción debería salir de una equilibrada y justa distribución del presupuesto al cual aportamos todos los ciudadanos". Con todo, el proyecto apareció pocos días antes de que las operadoras celulares anunciaran aumentos de hasta 22% en los precios, lo que pone un signo de interrogación sobre el momento elegido para tratar la idea

Comentá la nota