Avanza estudio para utilizar arena de fundición en hormigonado de calles

Se busca darle un destino determinado a uno de los residuos más importantes que genera la industria metalmecánica. La iniciativa, que es acompañada por el municipio y la Cámara Empresaria, está en etapa de experimentación.
En el marco de un acuerdo alcanzado el año pasado entre el municipio, la Cámara Empresaria y la Universidad Nacional del Centro, investigadores de la casa de altos estudios, junto a empresarios del sector metalmecánico, estudian la posibilidad que residuos provenientes de esa actividad se conviertan en material para el fortalecimiento del cemento. Cabe recordar que en octubre del año pasado se acordó desarrollar la prueba de campo con la utilización de los residuos de arena de fundición (RAF) en pavimentos de hormigón. Esta iniciativa surgió porque las arenas de moldeo y noyería son el principal residuo generado por las industrias de fundición y, con esta posibilidad, se le estaría dando un destino determinado a dichos desperdicios.

En la actualidad las fábricas las reutilizan dentro de su proceso productivo, pero una parte debe ser descartada y es en esa instancia donde se generan los residuos de arenas de fundición. A pesar de la reutilización, las cantidades de RAF siguen siendo significativas y, en general, no se cuenta con vertederos controlados (rellenos de seguridad) para su disposición.

Esta problemática no es sólo de Tandil, sino de todos aquellos polos industriales, tanto a nivel nacional como internacional, donde las fundiciones poseen un importante rol en el desarrollo económico.

Desde 2003 la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires a través del Centro de Investigaciones y Estudios Ambientales (CINEA) y la Universidad Tecnológica Nacional (Facultad Regional La Plata) a través del Centro de Investigaciones Viales (LEMaC) han desarrollado una serie de investigaciones con el objetivo de contribuir a la gestión sustentable de los RAF.

De la interacción de los profesionales académicos, de estos centros de estudios, se formó un grupo de trabajo interdisciplinario que comenzó a evaluar la alternativa de incorporar los RAF en infraestructura civil, específicamente en hormigones de cemento portland.

Los resultados obtenidos en laboratorio muestran un buen comportamiento de los hormigones elaborados (factibilidad técnica) y paralelamente una fijación de los compuestos químicos presentes en los RAF (factibilidad ambiental).

Estas investigaciones se expusieron en congresos y revistas internacionales (International Solid Waste Asociation, 2005, Buenos Aires, Argentina y Revista Cemento - Hormigón, España abril 2007, entre otras) y nacionales (Anales la 16° Reunión Técnica de la Asociación Argentina de Tecnología del Hormigón, Mendoza 2006, entre otras).

El grupo de trabajo (CINEA - LEMaC) amplió sus investigaciones y en la actualidad se encuentran desarrollando otras alternativas para fijar RAF en mezclas suelo-arena-emulsión. A éstos centros se suma el Laboratorio de Entrenamiento Multidisciplinario para la Investigación Tecnológica (LEMIT) dependiente de la Comisión de Investigaciones Científicas de la Provincia de Buenos Aires para evaluar la incorporación de RAF en mezclas asfálticas en caliente.

Asimismo, de la escala de laboratorio es necesario pasar a una instancia de prueba en campo, con el propósito de evaluar la factibilidad a dicha escala de incorporar los RAF en hormigones. Esta instancia comenzó a avizorarse en el Congreso Latinoamericano de Fundición 2007 desarrollado en Tandil, ante el interés manifiesto por los profesionales del Sistema de Gestión Ambiental (Sigea) del Municipio de Tandil en llevar adelante en forma conjunta esta aplicación a escala piloto.

En 2008, los centros de investigación CINEA y LEMaC, junto al Sigea, avanzaron con la propuesta de un convenio para la realización de tramos de prueba de pavimentos de cemento portland con RAF, sumándose a esta iniciativa las industrias de fundición a través de la Cámara Empresaria.

Incorporar los RAF en infraestructura civil es una alternativa, que junto a las medidas de reducción en la generación implementada desde las industrias, abren paso a la gestión de los RAF, valorizando un residuo que pasaría a conformar un insumo para otras industrias.

Comentá la nota