Avanza el cierre de la cárcel de Guantánamo

Estados Unidos necesita la ayuda de Europa para cumplir su promesa de cerrar la cárcel de Guantánamo en un año, analizó un veterano diplomático que sigue de cerca el tema.
"Queremos cerrar el penal de Guantánamo en la fecha prevista. Pero para ello necesitamos la ayuda de los gobiernos europeos y de otros gobiernos," dijo el diplomático de carrera Daniel Fried, antiguo secretario de Estado adjunto de George W. Bush y negociador del tratado antimisiles con Rusia. Fried, actual embajador especial en España para negociar el traslado de prisioneros de Guantánamo, habló del tema en una entrevista publicada por el diario El País de España.

El diplomático elogió la actitud de España, uno de los países que ha sido más receptivo al pedido del presidente de Estados Unidos de acoger a los sospechosos de terrorismo detenidos en la base estadounidense en la isla de Cuba.

"El gobierno de Estados Unidos ha sido un modelo de coherencia en todo este proceso. Criticó duramente la pasada administración y luego ha sido coherente porque cuando surgió la oportunidad de ayudar a Obama a cerrar Guantánamo, España dijo que iba a ayudar," señaló Fried.

El penal que llegó a tener hasta 500 detenidos en la lucha antiterrorista ordenada por Bush, a la llegada de Obama a la Casa Blanca en enero pasado, todavía custodiaba a 240 presos, que ahora son 226. El embajador Fried considera que no llegarán a 40 los que finalmente sean juzgados en Estados Unidos. Sin embargo, no quiso dar detalles al respecto.

"No quiero entrar en cifras. Estamos trabajando codo a codo (con España, que aceptó cuatro reclusos) y no tengo ninguna queja. Al contrario, el gobierno español está actuando con rigor y profesionalidad. La razón de que no haya llegado nadie todavía es que el gobierno español está, con toda razón, viendo cómo lo hace. El gobierno tomó una decisión valiente y la oposición del Partido Popular también ha actuado con mucha responsabilidad", apuntó el diplomático.

El embajador especial negó que el Congreso estadounidense sea un obstáculo para el traslado de los prisioneros. "Tenemos que trabajar con ellos. Yo lo he de hacer dentro de los límites que me fija. Tenemos todavía unos 40 presos a los que hay que buscar residencia en Europa y otros lugares, porque no pueden ser devueltos a sus países de origen. Hay otros 140 que pueden ser repatriados, entre ellos un centenar de yemenitas," opinó Fried.

Mientras la administración de Obama intenta acelerar la evacuación de prisioneros de su cárcel antiterrorista más emblemática, otra facilidad penitenciaria, la cárcel de Begram, cerca de Kabul, Afganistán, mantiene a más de 600 personas encerradas desde hace años, sin posibilidad de acceder a una defensa legal. El embajador Fried dice que las dos situaciones, la de Begram y la de Guantánamo, son incomparables.

Esta misma semana Estados Unidos ha anunciado nuevas normas para proporcionar a los presos de Begram más protección, más derechos y más transparencia procedimental. La principal diferencia entre Guantánamo y Begram es que Begram se encuentra en "una zona de combate," diferenció el diplomático.

Mientras otras naciones europeas aceptaron el pedido del presidente estadounidense, Portugal, que fue pionera en el tema, ya recibió a un detenido y también Italia ha dicho que participará del programa, mientras Francia, Inglaterra y Alemania analizan la situación.

Comentá la nota