Avanza la causa por la fortuna de los Kirchner

Oyarbide pidió un peritaje por el llamativo incremento patrimonial
Lejos del ruido mediático que acompaña a otros expedientes penales, la investigación que más puede complicar e inquieta a Néstor y Cristina Kirchner avanzó otro paso crucial. La Oficina Anticorrupción (OA) presentó su informe al juez federal Norberto Oyarbide, en el que evaluó la evolución patrimonial del 158% registrada por el matrimonio en los últimos doce meses.

El esperado informe de la OA evitó los adjetivos calificativos contundentes, según confirmó LA NACION. No coloreó sus conclusiones con términos como "llamativo", "notable" o "elevado". Pero dejó en evidencia que "los números no cierran", como lo resumió una de las fuentes con acceso a las conclusiones.

El juez Oyarbide optó por excluir la investigación del abanico de sus declaraciones públicas más contundentes de las últimas semanas, pese a que había recibido ese informe administrativo y contable hace más de quince días, según confirmaron a LA NACION en la propia OA y, luego, desde Tribunales. En silencio, el juez ordenó el 29 del mes pasado que personal de la Corte Suprema de Justicia realizara un peritaje contable sobre la evolución de los bienes del matrimonio presidencial entre 2007 y 2008, aunque restringido a lo que surge de las declaraciones juradas.

En esa línea, y en vez de anticipar medidas procesales como hizo en sus pesquisas por la "mafia de los medicamentos truchos" o la del espía Ciro James, Oyarbide calló también su última decisión relevante sobre el expediente que más inquieta en la quinta de Olivos.

El perito deberá cotejar también los argumentos que plantearon los Kirchner para defender sus declaraciones juradas, ya que el matrimonio presentó un escrito de manera "espontánea" en el expediente, junto con su contador de Río Gallegos, Víctor Manzanares. En aquel escrito de descargo, los Kirchner reafirmaron lo que expuso la Presidenta poco después de que trascendiera que el patrimonio conyugal había aumentado un 158% en el último año y un 572% desde que arribaron a la Casa Rosada en 2003. "Pocas declaraciones están tan claras", dijo a principios de agosto en un acto público.

La investigación penal comenzó por esos días, cuando Oyarbide recibió el requerimiento de instrucción del fiscal federal Eduardo Taiano, aunque el magistrado se reservó para sí la tramitación del expediente que comenzó con la denuncia de un abogado particular, Enrique Piragini.

La solicitud

El letrado había solicitado que la Justicia investigara si los Kirchner se enriquecieron de manera ilícita tras difundirse que durante 2008, el primer año de Cristina Fernández como Presidenta y de su marido como ex mandatario, la fortuna compartida aumentó como nunca antes: pasó de $ 17,8 millones a poco más de $ 46 millones en valores netos.

Un segundo juez federal, Rodolfo Canicoba Corral, mantiene bajo su órbita otra investigación criminal por el patrimonio de los Kirchner. Pero por la evolución de su riqueza durante 2007, el magistrado archivó la pesquisa, sin que esto implicara el procesamiento o sobreseimiento de la pareja. Y un tercer juez federal, Julián Ercolini, ya los sobreseyó por el crecimiento de su patrimonio hasta 2005.

Lo notable es que Oyarbide también le pidió datos a Canicoba Corral sobre ese expediente. Argumentó que sólo puede investigarse lo ocurrido durante 2008 con los datos de años anteriores como contexto. Luego, remitió todo a la Oficina Anticorrupción.

"Oyarbide estuvo muy bien al dar ese paso. Forzó a la Oficina Anticorrupción a poner los pies dentro del plato, que dé una definición y asuma los costos", remarcó una fuente involucrada en la pesquisa sobre los Kirchner.

La OA se encuentra hoy liderada por el ex titular de la Sindicatura General de la Nación (Sigen), Julio Vitobello, fiel colaborador de Alberto Fernández, cuando éste se desempeñaba en la Jefatura de Gabinete. Ahora, le adjudican sumarse a los partidos de fútbol que se juegan en la quinta presidencial de Olivos.

El trámite

El informe de la OA, de todos modos, pasó por sus áreas de Planificación de Políticas de Transparencia y, luego, de Investigaciones, antes de subir el espinel de autoridades: Gerardo Serrano, Claudia Sosa y Vitobello, según reconstruyó LA NACION.

Ya con ese "reporte cuantitativo" de la OA en sus manos, Oyarbide abona las especulaciones más calientes del mundillo político. Desde la oposición especulan con que el magistrado intentaría favorecer a los Kirchner con un sobreseimiento antes de fines de año, quizá para Navidad, si el peritaje de la Corte le abre un resquicio. Pero esa resolución conllevaría la apelación inmediata del fiscal Taiano.

Ajeno a esos temores, Oyarbide espera recibir el informe del perito de la Corte para fines de año, ya que el análisis se centra sólo en las declaraciones juradas de los Kirchner.

"Acá no hay que buscar aviones o autos de lujos, o enviar exhortos a paraísos fiscales", dijo a LA NACION una fuente judicial con acceso al expediente. Aludió así al ex secretario de Transporte, Ricardo Jaime, y al ex presidente Carlos Menem, entre otros.

Claves

* El peritaje. El juez Oyarbide ordenó el 29 de octubre que un perito de la Corte efectúe un peritaje contable del patrimonio de los Kirchner, en el que se deberá evaluar la evolución de los bienes en un 158% en el último año y en un 572% desde 2003.

* Los límites. El peritaje sólo deberá evaluar la evolución de los bienes presidenciales entre 2007 y 2008 y concentrado sólo en lo que surge de sus declaraciones juradas.

* La defensa. Los Kirchner presentaron un escrito de descargo, en el que reafirmaban lo que expuso la Presidenta poco después. "Pocas declaraciones están tan claras", dijo Cristina Kirchner.

* Informe de la OA. La Oficina Anticorrupción (OA) presentó su informe al juez Oyarbide en el que no emitió adjetivos de patrimonio, pero dejó en evidencia que "los números no cierran".

Comentá la nota