Avanza el bono a proveedores y crece la preocupación

Ya se definió que, en el caso de empresas constructoras, se utilizará para cancelar facturas superiores a los 300 mil pesos. El bono será a un año. Representantes de las pymes constructoras alertaron que tendrá "efectos devastadores"
El gobierno bonaerense liquidará sus deudas con las empresas constructoras de obra pública en efectivo para aquellas facturas de hasta 300.000 pesos, en tanto que el resto las cancelará con la entrega de un bono a pagar en un año.

Así lo señaló el presidente de la Confederación de Pymes Constructoras (CPC), Norberto Sánchez, tras mantener negociaciones con autoridades y legisladores bonaerenses, que le prometieron que el pago de las

deudas pendientes por trabajos de obra pública se realizará con un bono a un año, que devengará intereses y podrá ser descontado en el Banco Provincia.

El dirigente empresario también aseguró que acordaron para las pequeñas y medianas empresas de la construcción que las facturas menores a 300.000 pesos se pagarán sin bonos, con el objetivo de no perjudicar la situación financiera de las empresas.

De esta manera, las constructoras informaron que "lograron reducir el plazo del bono que la Provincia en principio iba a emitir a dos años", y dijeron que continuarán negociando "para subir el techo del pago de facturas hasta los 500.000 pesos".

Sánchez subrayó la "preocupación" de los empresarios por las "demoras excesivas" en los pagos de la obra pública en distintas regiones del país. Y explicó que desde la entidad que preside pidieron al gobierno provincial que estudie "ventajas crediticias e impositivas para que las empresas puedan retener a sus trabajadores en este momento tan crítico".

"Como es de dominio público, la Provincia emitirá bonos para pagar deudas de proveedores y contratistas. Es fácil comprender el efecto devastador que tendrá dicha medida sobre la economía de las pymes y sobre el nivel de empleo", advirtió el titular de la Confederación de Pymes Constructoras.

Remarcó que "el panorama actual del sector es muy difícil por la caída en la actividad, la falta de pago de parte del Estado y las subas de costos provocadas por la inflación en insumos claves, que en algunos casos ha roto la cadena de pagos".

"Si bien somos concientes de las circunstancias que obligan a la Provincia a emitir dichos bonos, consideramos que deberán contemplarse sus efectos sobre las empresas constructoras adecuando el ritmo de obra a las posibilidades financieras de las mismas, que se deberán hacer en plazos más largos", puntualizó Sánchez.

Comentá la nota