Avances para resolver los conflictos por las tierras

Tarea. Se han relevado más de 113.000 hectáreas con intención de regularizar su situación dominial en diversos departamentos.

Durante la jornada de ayer, el Registro de Poseedores presentó un balance de lo realizado durante los últimos años al gobernador, Gerardo Zamora, y al jefe de Gabinete, Elías Suárez, en su misión principal por resolver los conflictos por la tenencia de tierras.

El Registro de Poseedores es un instrumento institucional creado por decreto del Poder Ejecutivo (Nº 215) en 2006 y junto a la Mesa de Diálogo por la Tierra y la Producción y el Comité de Emergencia forman parte de la política institucional que el gobierno, junto a las organizaciones campesinas trabajan en una solución estructural del problema de la tenencia de la tierra y la producción, especialmente de los históricos pobladores campesinos y de los pequeños productores familiares.

Un equipo técnico, integrado por profesionales del medio y coordinados por el Lic. Rubén de Dios, es el que realiza las tareas de campo dispuestas por el decreto que diera origen al Registro de Poseedores en las áreas determinadas por solicitud de los interesados o en las zonas indicadas por la Mesa de Diálogo por la Tierra y la Producción, de la que forman parte el Gobierno provincial y organizaciones campesinas como el Mocase y otras entidades civiles que acompañan al sector, entre ellas, El Ceibal, Prade, el PSA, la Pastoral Social, entre otros.

Ayer, se expuso el trabajo desarrollado durante los últimos años ante el problema generado por los conflictos de tierras que se plantean desde hace varias décadas en la provincia.

El Registro de Poseedores tiene por objetivo intervenir en estos conflictos y concretar una serie de medidas para alcanzar certeza jurídica y salvaguarda los derechos de los ciudadanos.

La intervención consiste de cuatro etapas, que son: 1º, la registración de los interesados a regularizar su situación; 2º, la constatación en el terreno de la situación registrada (mejoras, animales, viviendas y todo aquello que de cuenta de las posesiones de los pobladores); 3º, la realización de los planos de levantamiento territorial y 4º, la asistencia jurídica en la materia.

Hasta el presente, el registro ha relevado más de 113.000 hectáreas con intención de regularizar su situación dominial en diversos departamentos de la provincia como Figueroa, Alberdi, Copo, Ojo de Agua, Atamisqui, entre otros, donde participaron 28 comunidades que integran más de 500 familias.

Comentá la nota