No hay avances en la causa por daño ambiental en el río Neuquén

No hay avances en la causa por daño ambiental en el río Neuquén

Hace 3 años la Justicia Federal intervino por vertidos crudos de la planta cloacal.

La causa por presunta contaminación de aguas del río Neuquén, debido al desperfecto en la planta de cloacas de Centenario, ya cumplió tres años con pocos avances.

El caso lo tiene la Justicia Federal de Neuquén ante el reclamo de un grupo de vecinos que viven en la calle 4 al fondo, donde está ubicado un vertedero cloacal (hoy clausurado) donde se detectaron en forma sistemática arrojos de líquidos crudos al cauce del río.

El expediente judicial se inició en diciembre de 2015 y están involucrado el diputado provincial y ex intendente de Centenario, Javier Bertoldi, y el actual jefe comunal, Esteban Cimolai. Además de funcionarios de las dos gestiones.

Un drama de años

El problema es viejo. En 2015, Recursos hídricos ya venía advirtiendo sobre el mal funcionamiento de la planta cloacal. En un informe técnico de una inspección realizada el 11 de agosto de ese año (bajo la cédula de notificación 0036/2015) se advirtió que la mayoría de los procesos y componentes estaban fuera de servicio.

Si bien en ese entonces se intimó a la anterior gestión a cesar el vertido, este continuó al menos hasta diciembre de 2016, cuando se clausuró el conducto alternativo por donde se arrojaban los líquidos al río Neuquén. La denuncia derivó en la intervención de la Defensoría Federal, que obligó a realizar una audiencia pública para una plan de restablecimiento de la planta cloacal, por un costo de 100 millones de pesos en una primera etapa.

“Nadie puede discutir que el 19 de diciembre del 2015 fue la policía a buscarme porque había una planta que no funcionaba, todavía tengo una causa penal por algo que no correspondía a esta gestión, nadie puede discutir que en la peor crisis hídrica hace dos años en Centenario no faltó el agua”, expresó Cimolai a Centenario Digital.

El jefe comunal sostuvo que tuvo que intervenir e inyectar fondos propios a la planta (para mantenimiento y hasta poner en marcha un grupo electrógeno que no funcionaba hace 12 años) para atender el sistema sanitario de la localidad. Se esperaban fondos del Ente Nacional de Obras hídricas Sanitarias (ENOHSA).

La discusión sobre la causa penal decantó también en el contexto político de la localidad. Como se sabe, hasta ahora no es oficial, tanto Bertoldi como Cimolai se distanciaron y uno de los motivos que sumó a las diferencias fueron el mal funcionamiento y la causa penal por la planta de cloacas.

Otras versiones sobre el tema

Conflicto sindical

En noviembre el ex intendente Javier Bertoldi denunció un boicot interno de empleados municipales a la planta cloacal. Pero un mes después se supo que la denuncia la habían hecho vecinos chacareros por los vertidos sin tratar directos al río Neuquén.

Denuncias de boicot

El boicot al sistema sanitario de la localidad es una acción que se viene denunciando hace tiempo. En la red de claocas han aparecido desde trapos hasta bicicletas y computadoras. Anónimos las colocan en los rebombeos y bocas de registro en la localidad.

Coment� la nota