Avances en la causa por la corrupción en la obra pública

Avances en la causa por la corrupción en la obra pública

Se comprobó que hubo movimientos de dinero en las cuentas creadas por empresas constructoras.

La Fiscalía Federal que investiga la corrupción en la obra pública, durante el inicio de la gestión kirchnerista, recibió algunos informes que conducirían a confirmar las maniobras que fueron denunciadas por el empresario Jorge Marcolli, quien había señalado que las empresas que se beneficiaban con licitaciones de viviendas tenían que depositar anticipos financieros como retornos que iban destinados al Gobierno nacional. La indagación tiene en la mira al ministro de Obras Públicas, Rubén Dusso, quien habría conformado una asociación paralela a la Cámara de la Construcción. 

De acuerdo con la información recibida se constató que hubo movimientos de dinero en las cuentas de algunas empresas constructoras, tal como lo denunció el empresario, Jorge Marcolli. Según trascendió la fiscalía inició con la lectura detallada del informe bancario para conocer de dónde provienen los depósitos en las cuentas y también quiénes fueron los que realizaron esas extracciones. En una primera instancia se había confirmado que efectivamente se habían creado cuentas a nombre de empresas de la construcción y coincidía con las fechas señaladas por Marcolli.

Por otra parte, se recibió el informe del Aeropuerto Felipe Varela que confirma que en ese período hubo vuelos privados que descendieron en el aeródromo local. De todos modos resta averiguar la procedencia de esos vuelos. Esta información se relaciona con la posibilidad de la existencia real de enviados por parte del ex secretario de Obras Públicas de la Nación, José López. 

La denuncia La investigación que inició de oficio la Fiscalía Federal fue a partir del testimonio del empresario Jorge Marcolli y del ex presidente de la Cámara de la Construcción Fernando Rivera, que fue citado en el marco de la misma causa. 

En agosto del año pasado, Marcolli denunció que, entre los años 2003-2004 los constructores que accedían a la obra pública debían depositar un retorno que iba directo al Gobierno nacional. La Nación depositaba un adelanto financiero y al día siguiente del depósito los empresarios debían retirar un monto que oscilaba entre el 3 y el 5% del total transferido y llevarlo hasta la oficina de la empresa que pertenecía al actual ministro de Obras Públicas, Rubén Dusso, quien por entonces había formado la Asociación de Empresas Contratistas del Estado, una organización paralela a la Cámara de la Construcción. 

La denuncia afirma que Dusso llevaba el dinero hasta el aeropuerto Felipe Varela y lo entregaba a un enviado del ex secretario de Obras Públicas de la Nación José López, hoy detenido en Ezeiza.

En el marco de la investigación, la Fiscalía Federal ya tomó algunos testimonios a ex funcionarios vinculados con la gestión de viviendas y pidió información a las entidades bancarias sobre el proceso de creación de las cuentas por parte de las empresas en esos años.Esos informes llegaron hace pocos días y es por eso que se busca determinar si existe vinculación con los hechos que fueron denunciados por Marcolli. 

La cartelización En diciembre, la Fiscalía recibió la documentación referida a la licitación de las 1.300 viviendas efectuadas por el Gobierno provincial en marzo de 2012. En aquella oportunidad, salieron a luz sugestivas coincidencias entre un listado de empresas constructoras que iban a ser beneficiadas en la distribución de viviendas y que circuló en los días previos al acto licitatorio, y la nómina definitiva de las empresas adjudicatarias que se dio a conocer después.Los fuertes indicios de la maniobra fraudulenta fueron revelados por El Ancasti en marzo de 2012, cuando se puso en marcha una megalicitación de más de 211 millones de pesos, dividida en 39 licitaciones más chicas. 

Coment� la nota