Un avance "a medias" en la reunión con el campo

Habrá más compensaciones al trigo, ayudas para el sector lácteo y para economías regionales. Rechazaron bajar retenciones clave.
El Gobierno argentino y el campo retomaron ayer las negociaciones en las que arribaron a algunos acuerdos. Pero, los funcionarios ratificaron que no se mueven las retenciones a las exportaciones de soja, trigo, maíz y girasol. Ambas partes decidieron abrir una impasse hasta la semana próxima.

Entre las medidas anunciadas por la ministra de la Producción, Débora Giorgi, cuyo costo fiscal implica unos 1.300 millones de pesos, figuran: una suba en las compensaciones en el precio del trigo que sube a 420 pesos/tonelada, una baja en las retenciones a todos los productos lácteos siempre y cuando se asegure el abasto interno, diez centavos por litro de leche a los tambos que produzcan menos de 3.000 litros de leche diarios, un subsidio de 200 pesos para el engorde de machos Holando, y una deducción en el impuesto a las Ganancias para el engorde de novillos pesados superiores a los 400 kilos.

Al mismo tiempo, habrá un subsidio hasta 11.000 pesos a productores de terneros y una rebaja del 50 por ciento a productos de economías regionales tales como algodón, lanas, maní, conservas, vinos, siempre y cuando esa baja sea percibida por el pequeño y mediano productor.

El ministro del Interior, Florencio Randazzo, dijo que "hemos planteado la necesidad de tener en cuenta la situación económica internacional" y advirtió a los dirigentes rurales que "si vienen como dirigentes políticos la discusión debe hacerse en otro ámbito".

En tanto, la dirigencia rural adoptó una posición de cautela frente a los resultados de la primera reunión y remitió cualquier pronunciamiento a la evolución de las negociaciones a los futuros encuentros.

Al término del cónclave, Eduardo Buzzi, titular de la Federación Agraria Argentina (FAA), aseguró que se constató que existe "una predisposición a abrir caminos".

Por su parte, el presidente de CONINAGRO, Carlos Garetto, aseguró que en la discusión con el gobierno se "avanzó muy poco por lo acotado del tiempo y por los temas, que son muchos", e indicó que en el próximo encuentro, acordado para el próximo martes, hay que "mejorar las propuestas que hubo en granos y carnes".

Hugo Biolcati, de la Sociedad Rural Argentina (SRA), manifestó que "esta reunión fue una presentación cordial (de medidas), pero estoy escaldado de reuniones cordiales" con funcionarios de la gestión de Cristina Fernández de Kirchner.

Según Biolcati, "hay que hablar de carne en la próxima reunión del martes", y dejó en claro que "nos comunicaron medidas, pero no hablamos de soja o maíz".

Agregó que tampoco fueron tratadas cuestiones como la política que promueve la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (ONCCA) y la Secretaría de Comercio Interior, a cargo de Guillermo Moreno, a quien acusó de "entorpecer todas las negociaciones anteriores".

En este sentido, Buzzi consignó que la reunión "no fue positiva pero no fue mala: hubo una voluntad de poner algunas soluciones arriba de la mesa".

"El tema retenciones en soja, nos dijeron, eso no se puede abordar", dijo Buzzi, al tiempo que pese a ello "no se están cerrando caminos" en la negociación futura entre el campo y el gobierno.

El encuentro duró tres horas y se inició a las 14.15 en el Ministerio de la Producción, y por parte del Gobierno estuvieron la titular de esa cartera, junto al ministro del Interior, Florencio Randazzo, y el secretario de Agricultura, Carlos Cheppi.

Por parte de las entidades ruralistas, acudieron Eduardo Buzzi (Federación Agraria), Hugo Biolcati (Sociedad Rural), Mario Llambías (Confederaciones Rurales), y Carlos Garetto (Coninagro).

Comentá la nota