Avance en materia de control tecnológico

Con su incorporación a la red nacional de laboratorios, el Instituto de Investigaciones Tecnológicas de San Juan pasa a ser reconocido nacionalmente y participará de los programas de actualización y perfeccionamiento.
El Instituto de Investigaciones Tecnológicas de la provincia (IIT) ha sido incorporado a la Red Nacional de Laboratorios Oficiales de Análisis de Alimentos (RENALOA), dependiente del Ministerio de Salud de la Nación, lo que significa que se trata de un laboratorio que es reconocido a nivel nacional.

Además del importante avance que se ha logrado con la admisión del IIT como laboratorio, también es destacable el reconocimiento para Bromatología del Ministerio de Salud Pública, por ser el área en la que recae el poder de policía para el control de la inocuidad alimentaria que trabaja con un cuerpo de inspectores.

La RENALOA, en realidad, puede considerarse como un ámbito de interacción entre los laboratorios oficiales de análisis de alimentos de todo el país y donde el laboratorio sanjuanino no estaba comprendido.

Con su incorporación a la red, el IIT podría disponer de un conjunto de laboratorios integrados y competentes, lograr la equivalencia metodológica entre los distintos laboratorios miembro, generar información oportuna, comparable, reproducible y confiable para el control y la vigilancia, desarrollar y fortalecer los sistemas de gestión de la calidad en los laboratorios de la red, implementando la norma ISO17025/2005 y fortalecer la cooperación técnico-científica y el máximo aprovechamiento de los recursos disponibles.-

Entre las ventajas específicas que pertenecer a la red le brindará al laboratorio local está la de generar un sistema de información de todos los laboratorios integrantes de la red, organizar y promover programas de capacitación fomentando el intercambio de experiencias, facilitar la disponibilidad de los materiales de referencia y la participación en pruebas de proeficiencia, regular los procedimientos técnicos y métodos de ensayo de manera de actuar en forma armonizada, confiable y reproducible, difundir información generada por los laboratorios al interior y exterior de la red, propender a la formación de un sistema unificado de información de normas y documentos que posibilite el acceso a toda información tecnológica actualizada, contar con un sistema que asegure la incorporación y disponibilidad de toda información que permita adoptar o respaldar acciones de control y fiscalización, definir cursos de acción y facilitar la vigilancia alimentaria y desarrollar un programa de Gestión de la Calidad basado en ISO 17.025/2005 para su implementación por cada uno de los laboratorios de la red.

Un trabajo de importancia

La labor cotidiana del Instituto de Investigaciones Tecnológicas cobra vital importancia fundamentalmente para los consumidores, ya que como lo definió Sierra, "es mucha gente con formación técnica que está cuidando a la gente que vive en san Juan".

Se trata de un equipo de especialistas que trabaja haciendo el control de la inocuidad alimentaria, que no es otra cosa que "vigilar que los alimentos que se consumen sean sanos, bien elaborados y que estén en condiciones de ser llevados al consumo de los sanjuaninos".

El IIT tiene muy clara su función de control para cuidar de la inocuidad y calidad de los alimentos con el objetivo insoslayable de prevenir las enfermedades trasmitidas por alimentos y proteger la salud de los consumidores.

Con su incorporación a la red podrá aún mejorar en mucho su trabajo diario, ya que participará de la cooperación con los demás laboratorios integrantes de la red, optimizando los mecanismos de control y generando información oportuna y confiable a partir del intercambio de conocimientos y experiencias en la vigilancia alimentaria.

Una historia de servicios

El instituto sanjuanino desde el año 1967 controla en la provincia todo lo que es calidad alimentaria de productos que se comercialicen y produzcan en la provincia. Ha trabajado permanentemente con otras reparticiones de gobierno como Medio Ambiente, Industria y Comercio. Ha sido encargado de hacer análisis de suelos, calidad de suelos, de agua de la provincia, de hecho ha habido estudios muy profundos sobre todas las cuencas y los dos ríos de la provincia.

Según Sierra "en un solo día pueden llegar distintos productos para ser analizados, como ser un humus, un suelo, cualquiera de los productos envasados que saca la provincia como aceitunas en conserva, aceite de oliva, tomates en aceite de oliva y todos los productos de las industrias y a todos se les brinda el mismo tratamiento".

El IIT es además el laboratorio oficial del Ministerio de Salud Pública en lo que hace al control de los alimentos, ya que el área de Bromatología de Salud cuenta con un cuerpo de inspectores y las muestras son analizadas en el laboratorio previamente a que un producto salga a comercializar porque tiene que responder a las características que ha manifestado el elaborador dentro de su análisis y sino, no puede salir a la comercialización o por lo menos no puede hacerlo de forma oficial, de acuerdo a lo que comentó Sierra.

El Instituto de Investigaciones Tecnológicas está localizado en calle Tucumán al 1.900 norte cerca de avenida Benavidez, donde trabajan 46 personas, entre el sector administrativo y el sector técnico, "al que estamos recuperando, ya que cuando lo recibimos en 2003 estaba un poco olvidado, al punto de que hay mucha gente que no sabe muy bien qué es el instituto".

Asimismo, Sierra dijo al respecto que con la ayuda del gobierno provincial se ha ido recuperando tanto como la infraestructura, como de ciertas condiciones de personal y de equipamiento, aunque reconoció que "para un área de laboratorio que pretende ser grande y estar a la altura de otros laboratorios siempre faltan cosas, pero estamos recibiendo apoyo del gobierno para que todas estas cosas vayan llegando, a pesar de que son tareas difíciles, porque hay que cumplir una serie de protocolos que no son fáciles cuando se toman con seriedad porque son caminos largos en los que hay que demostrar que una persona es creíble".

En ese contexto, el funcionario adelantó que "estamos en camino de solicitar la ISO 17.025 que es una norma específica para laboratorios que dice que la gente que hace los trabajos y la forma en que los realiza es respetable". GT

Comentá la nota