Avalaron la "fiesta" anterior y hoy se molestan porque no hay plata

Los perpetuos "Chano" Romero y Walter Zamudio compartieron "el banquete" y se mantuvieron al margen de la protestas durante la "joda" Arturista. Homologaron la fiesta de nombramientos y hoy son "usados por el boca de goma". El "viejo hampón" necesita mostrar sus dientes para que Ricardo afloje la pauta y "forrea" a "eternos gremialistas" para lograrlo. ATE y CTA, tienen 200 afiliados. Pero le deben a Arturo un decretazo que -la justicia ya desestimó- y que buscaba eliminar a la Asociación de Empleados Públicos de la Provincia. Trasfondos de "dos eternos gremialistas". Pases de factura y viejos "mensajes" del rataides.
Ni el propio Feliciano "Chano" Romero hubiera creído que en menos de 12 horas el viejo "rata de albañal", como lo bautizó Ángel Pardo a Natalio Aides, le hubiera cedido espacio radial en su fm. A las claras ambos tienen dos negocios distintos, pero un objetivo igual. El "eterno" gremialista enojándose y haciendo catarsis busca que Ricardo Colombi LOS ATIENDA a el y a su socio. Dos que conocen muy bien el despacho oficial. Hasta hace menos de un mes "compartieron" buenos momentos con Arturo Colombi. En el pasado cercano su "anfitrión" en casa de Gobierno parece que durante las visitas se "recataba" y no les mostraba "la joda" que era el estado. Chano y Zamudio "tampoco" se percataron de "la fiesta". Aunque en la última visita ambas partes participaron de un "gran festival". De nombramientos, pase a planta y rejerarquizaciones.

Acontecimiento que hoy dejó en rojo las cuentas y el descalabro no permite que el asalariado tenga lo que le corresponde cada fin de mes. La dupla Romero-Zamudio homologó ese despropósito de Arturo. Aunque algunos fueron esplendidos reconocimientos.

Zamudio y Chano además le deben a Arturo un último decreto. Uno que intentó (contra la ley y todo el derecho), quitarle personería gremial a la Asociación de Empleados Públicos de la Provincia con más de TRES MIL afiliados. Es que ATE y CTA juntos no llegan ni a 200.

Al "rataides" en tanto no le preocupan los nombramientos o las rejerarquizaciones. Le "enloquece" la pauta. La "rata de albañal" ya tiene sed nuevamente y sabe que la orden desde el gobierno es "agua y cebolla" para todos. Eso le molesta. Le enfurece. Es ahí que recurre a su viejo manual y pone en práctica un recurso hasta ahora infalible. "Que castiguen otros". Históricamente esa maniobra le dio resultados sorprendentes. "Nadie aguanta tanto tiempo de guacha por la espalda". Desde el otro lado por ahora soportan y lo que es peor para "rataides", no dicen nada. No atienden el celular.

Chano, Zamudio y la "rata de albañal" no son iguales, pero hoy tienen algo en común.

Correntinos, memoria!!!

Comentá la nota