Aval de Jure al gobierno de Rins: "Siempre se actuó bien en los mayores costos de Gamsur"

En plena investigación judicial, el intendente dijo que no sólo su gobierno controló las cifras que pasaron los empresarios. Aseguró que los mecanismos del Estado funcionaron también en los años anteriores cuando se definieron los mayores costos. Criticó a un sector de la oposición: "Sólo busca protagonismo".

Des­pués de un año de con­flic­to, el in­ten­den­te Juan Ju­re con­si­guió que el Con­ce­jo De­li­be­ran­te apro­ba­ra la com­pra de las ac­cio­nes de Gam­sur y le die­ra así la lla­ve pa­ra ter­mi­nar con una pe­lea que pa­re­cía eter­na. Aho­ra, di­ce que vie­ne lo más di­fí­cil: de­mos­trar que el Es­ta­do pue­de pres­tar el ser­vi­cio de re­co­lec­ción y alum­bra­do sin con­ver­tir a la em­pre­sa mix­ta en un mons­truo ca­ro y co­rrup­to.

En una en­tre­vis­ta con PUN­TAL, Ju­re no só­lo de­fen­dió có­mo ac­tuó su go­bier­no en la de­ter­mi­na­ción de ma­yo­res cos­tos que hoy es­tá in­ves­ti­gan­do la Jus­ti­cia; ase­gu­ró que, a su jui­cio, siem­pre se ac­tuó bien. Así, ava­ló po­lí­ti­ca­men­te a su an­te­ce­sor, Be­nig­no Rins.

El ac­tual in­ten­den­te fue pre­si­den­te del Con­ce­jo De­li­be­ran­te en el go­bier­no an­te­rior.

-Se apro­bó la com­pra de Gam­sur. ¿Se terminó definitivamente el conflicto?

-Se cerró una eta­pa. Aho­ra co­mien­za otra que es el ver­da­de­ro de­sa­fío, el más im­por­tan­te, que es garantizar el servicio a todos los riocuartenses. De he­cho, lo ve­ni­mos ha­cien­do des­de ha­ce 50 días y creo que lo ve­ni­mos ha­cien­do bien. Se ha ter­mi­na­do una eta­pa de mu­cha di­fi­cul­tad y tur­bu­len­cia des­de lo po­lí­ti­co. No­so­tros to­ma­mos una de­ci­sión que fue muy fuer­te, que la lle­va­mos ade­lan­te pe­ro que tam­bién era muy ries­go­sa y, en ese sen­ti­do, el pro­ce­so ter­mi­nó co­mo lo ima­gi­na­mos des­de el pri­mer mo­men­to. Así que hoy con­ta­mos con una he­rra­mien­ta que nos po­ne co­mo ac­to­res prin­ci­pa­les en el ser­vi­cio. Te­ne­mos el de­sa­fío, des­de el pro­pio Es­ta­do, de mos­trar que po­de­mos ser efi­ca­ces, efi­cien­tes, con una ad­mi­nis­tra­ción rí­gi­da. Por otro la­do, de­be­mos dar­le un va­lor so­cial a es­ta em­per­sa.

-¿Có­mo piensa ha­cer pa­ra que no pa­se lo que mu­chas ve­ces ocu­rre con las em­pre­sas ma­ne­ja­das por el Es­ta­do: se so­bre­di­men­sio­nan y ter­mi­nan sien­do ca­rí­si­mas e ine­fi­cien­tes?

-No­so­tros te­ne­mos una lí­nea muy cla­ra des­de que to­ma­mos el con­trol de la em­pre­sa. Apun­ta­mos a una ad­mi­nis­tra­ción aus­te­ra y que, por otro la­do, ga­ran­ti­ce que sólo en­tra un nuevo em­plea­do cuan­do se va otro. Esa es una di­rec­ti­va con­cre­ta pa­ra que no se so­bre­di­men­sio­ne. En Río Cuar­to te­ne­mos un ejem­plo muy cla­ro y que de­be­ría ser el mo­de­lo: el Emos.

-¿No ha­bía ma­ne­ra de ha­cer lo que pi­dió la opo­si­ción: pe­dir una ta­sa­ción ofi­cial pa­ra des­pe­jar las du­das so­bre los nú­me­ros? Hay quie­nes di­cen que no se sa­be hoy cuál es la deu­da real.

-Creo que acá se ha ha­bla­do mu­cho. Nosotros nos planteamos garantizar el servicio en to­do mo­men­to. En se­gun­do lu­gar, cui­damos ca­da pe­so. Me pa­re­ce que lo he­mos lle­va­do ade­lan­te y que ahora hemos hecho un gran ne­go­cio pa­ra el Es­ta­do mu­ni­ci­pal y pa­ra los rio­cuar­ten­ses que es iné­di­to y muy bue­no. Quienes no lo ven a es­ta al­tu­ra, en rea­li­dad es porque hubieran pre­fe­ri­do que es­to terminara mal. Hay mu­chas es­pe­cu­la­cio­nes des­de lo po­lí­ti­co.

-Si la vo­ta­ción ter­mi­na­ba mal, el go­bier­no iba a que­dar muy de­bi­li­ta­do.

-Bue­no, pe­ro no­so­tros nun­ca du­da­mos de que iba a ter­mi­nar co­mo ter­mi­nó. Tam­bién es cier­to que fue una de­ci­sión de mu­cho ries­go pe­ro la to­ma­mos ha­ce mu­cho tiem­po. Ade­más, he­mos te­ni­do que ir to­man­do de­ci­sio­nes so­bre la mar­cha pa­ra que no se ca­ye­ra el ser­vi­cio y creo que fue­ron de­ci­sio­nes acer­ta­das.

-¿Pa­ra us­ted no es ne­ce­sa­ria la ta­sa­ción?

-El ne­go­cio es tan bue­no pa­ra el Es­ta­do que re­sis­te cual­quier aná­li­sis. De to­das for­mas, no hay que ol­vi­dar­se del con­tex­to en el que he­mos ve­ni­do tra­ba­jan­do. Por eso el apu­ro del go­bier­no.

-¿Por qué?

-Pre­ci­sa­men­te, por­que te­nía­mos di­fi­cul­ta­des fi­nan­cie­ras en la empresa y lo úni­co que se ve­nía ge­ne­ran­do -y mu­chos lo hi­cie­ron a pro­pó­si­to- era un es­ta­do de con­fu­sión que causó ines­ta­bi­li­dad con las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras que tra­ba­jan con no­so­tros. Eso aten­ta­ba de ma­ne­ra di­rec­ta con­tra la pres­ta­ción del ser­vi­cio. Y quie­nes ha­cían es­to sa­bían lo que es­ta­ban ha­cien­do.

-¿Se in­ten­ta­ba de­ses­ta­bi­li­zar al go­bier­no?

-Hay al­gu­nos que de ma­ne­ra mez­qui­na de­jan de pen­sar en lo que tie­nen que pen­sar y se preo­cu­pan más por te­ner al­gún por­ta­go­nis­mo, aun­que sea efí­me­ro, en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

-¿A quién se re­fie­re?

-A una par­te de la opo­si­ción, que ha he­cho una so­breac­tua­ción y ha in­ten­ta­do ha­cer una no­ve­la. Ade­más, hay dos cla­ses de di­ri­gen­tes: los que mi­ran pa­ra ade­lan­te y los que mi­ran pa­ra atrás. Yo ten­go que mi­rar pa­ra ade­lan­te por­que ne­ce­si­to go­ber­nar pa­ra los rio­cuar­ten­ses; otros tie­nen una mi­ra­da cons­tan­te ha­cia el pa­sa­do, por re­vi­sio­nis­mo o por re­sen­ti­mien­to. Al jus­ti­cia­lis­mo ten­go que agra­de­cer­le por­que en los peo­res mo­men­tos nos ha acom­pa­ña­do.

-En to­do el pro­ce­so el go­bier­no en­vió se­ña­les con­tra­dic­to­rias. Pri­me­ro ha­bló de con­ver­tir a Gam­sur en una em­pre­sa to­tal­men­te pri­va­da, des­pués la mu­ni­ci­pa­li­za­ción, des­pués Cre­se, aho­ra la com­pra. ¿Esas idas y vuel­tas no hi­cie­ron más di­fí­cil que la opo­si­ción pu­die­ra acom­pa­ñar al go­bier­no?

-No. Pri­me­ro, fue un pro­ce­so com­pli­ca­do. No­so­tros lo que plan­te­mos co­mo ob­je­ti­vos eran ga­ran­ti­zar el ser­vi­cio, cui­dar la ­pla­ta y ma­ne­jar las de­ci­sio­nes de la em­pre­sa. En el ca­mi­no hu­bo mu­chas al­ter­na­ti­vas que se fue­ron pre­sen­tan­do y fui­mos eva­luan­do. Pe­ro nun­ca nos co­rri­mos de ese ca­mi­no. Ade­más, en es­te tiem­po de ne­go­cia­ción no po­día­mos de­cir exac­ta­men­te cuá­les eran las car­tas que íba­mos a ju­gar.

-¿Cuán­ta es la deu­da real de Gam­sur? En un pri­mer mo­men­to se di­jo 4 mi­llo­nes, después 8.

-Son 8 mi­llo­nes de pe­sos. Pe­ro el pa­tri­mo­nio de Gam­sur es mu­chí­si­mo más im­por­tan­te que esos 8 mi­llo­nes que son ab­so­lu­ta­men­te aco­mo­da­bles. El día que ha­ga­mos un nue­vo con­tra­to, la em­pre­sa va a va­ler 5 ve­ces más. Por eso de­ci­mos que he­mos he­cho un ex­ce­len­te ne­go­cio.

-Es­tá bien, el pa­tri­mo­nio existe pe­ro Gam­sur no pue­de des­pren­der­se de sus bie­nes. Es­tán ahí pa­ra pres­tar el ser­vi­cio. En cam­bio, a la deu­da tie­ne que pa­gar­la to­dos los me­ses.

-Sí, pe­ro es to­tal­men­te cal­za­ble la deu­da. Es­ta­mos reprogramando la deu­da pre­vi­sio­nal y, por el otro la­do, se com­pró la em­pre­sa en 24 cuo­tas. Has­ta ha­ce po­co, se es­ta­ban pi­dien­do 12 mi­llo­nes de pe­sos de ma­yo­res cos­tos só­lo por un año. Hay que te­ner en cuen­ta que a mu­chos sec­to­res no les gus­ta que el Es­ta­do ha­ga bue­nos ne­go­cios. En­ton­ces, tra­tan de dis­tor­sio­nar las co­sas. Uno pue­de te­ner una mi­ra­da dis­tin­ta so­bre un te­ma y es to­tal­men­te ad­mi­si­ble pe­ro mu­chas ve­ces hay in­ten­cio­na­li­dad. A al­gu­nos no les gus­ta que el Es­ta­do ha­ga bue­nos ne­go­cios pe­ro cuan­do lo ha­cen otros no se preo­cu­pan tan­to.

-¿Cuán­to va a ter­mi­nar cos­tan­do to­dos los me­ses el ser­vi­cio? 

-El ser­vi­cio nos va a cos­tar 1.800.000 pe­sos.

-Pe­ro La­go di­ce que con esa pla­ta no pue­de pa­gar la deu­da ni las ac­cio­nes.

-Bue­no, pe­ro la cues­tión de la deu­da es otro te­ma.

-¿Cuán­to de­be pa­gar to­dos los me­ses co­mo deu­da?

-Unos 300 mil pe­ro hay que re­de­ter­mi­nar la deu­da con la Afip.

-¿Qué opi­na de la in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial? El fis­cal Ri­ve­ro tu­vo una de­fi­ni­ción fuer­te: di­jo que los ma­yo­res cos­tos nun­ca se con­tro­la­ron an­tes.

-Mu­chas ve­ces pre­fie­ro no opi­nar. Yo ten­go la tran­qui­li­dad de lo que he­mos he­cho y me pa­re­ce que los me­ca­nis­mos siem­pre fun­cio­na­ron co­mo de­bie­ron. Pe­ro es al­go que es­tá en es­tu­dio de la Jus­ti­cia. Creo que se ha ac­tua­do siem­pre bien. Los me­ca­nis­mos han fun­cio­na­do siem­pre: siem­pre exis­tie­ron sín­di­cos, siem­pre exis­tió opo­si­ción, tri­bu­nal de cuen­tas.

-Pe­ro el fis­cal di­jo que ja­más an­tes se re­vi­só si los nú­me­ros que pa­sa­ba Gam­sur eran rea­les.

-Bue­no, pe­ro acá se hi­zo por­que no­so­tros vi­mos que no coin­ci­día con los nú­me­ros que no­so­tros ha­bía­mos co­te­ja­do.

-Aho­ra que se ter­mi­nó el te­ma Gam­sur, ¿se vie­ne una eta­pa di­fe­ren­te en el go­bier­no?

-No, pero creo que aho­ra se pue­den vi­sua­li­zar otras co­sas en las que es­ta­mos tra­ba­jan­do. Gam­sur ocu­pa­ba un es­pa­cio me­diá­ti­co muy im­por­tan­te pe­ro el go­bier­no nun­ca de­jó lo que te­nía que ha­cer. Hoy es­ta­mos con 12 fren­tes de obra en dis­tin­tos sec­to­res: cloa­cas, pa­vi­men­to, gas na­tu­ral, agua. Y vamos a lanzar obras muy importantes en las próximas semanas.

Comentá la nota