El aval ficto nació pocos días antes de que Alperovich asumiera su primera gestión

El mandatario impulsó la consagración de este mecanismo en la reforma constitucional de 2006. El récord registrado en 2007.
El mecanismo de la ratificación de los Decretos de Necesidad y Urgencia (DNU) por el silencio parlamentario fue sancionado por la Legislatura el 3 de octubre de 2003 por la Ley 7.304. Si bien fue aprobada en las postrimerías de la gobernación de Julio Miranda, fue José Alperovich quien promulgó la norma al día siguiente de asumir su primer mandato.

Mediante esta dinámica, en caso de disidencias en la Legislatura que no permitan consensuar el aval a un DNU, basta con impedir que sesione el cuerpo para que la norma quede vigente. En el ámbito nacional rige un diseño inverso: sólo se admite su aprobación expresa, y el silencio o la inacción del Congreso de la Nación equivale a su rechazo, porque se lo interpreta la voluntad parlamentaria en sentido negativo (ver “El diseño... ”).

La reforma constitucional provincial de 2006 impulsada por el oficialismo consagró el sistema en el inciso 2 del artículo 101, Atribuciones del Poder Ejecutivo. La norma habilita el dictado del DNU “solamente cuando circunstancias excepcionales hicieran imposible seguir los trámites ordinarios previstos por esta Constitución para la sanción de leyes, y no se trate de normas que regulen la materia tributaria, electoral o el régimen de los partidos políticos”.

“En caso que fuera ratificado o venciera el plazo establecido (es de 20 días hábiles) sin que la Legislatura se pronunciare, su contenido adquirirá fuerza de ley a partir de la fecha en que fue dictado. Si dentro de dicho término la Legislatura lo rechazare, será nulo de nulidad absoluta y carente de validez legal, sin perjuicio de los efectos cumplidos con motivo de su aplicación inmediata, los que no generarán derechos adquiridos”, se establece en la nueva Carta Magna. Este artículo está cuestionado en la Justicia.

Número creciente

Alperovich fue el único gobernador que aprovechó este régimen, que se incrementó con el paso de los años. Durante 2004, apenas se validaron dos DNU por el silencio, mientras que en 2005 la cantidad se duplicó. En 2006 se llegó a siete DNU avalados de esa forma, y durante 2007 (año caracterizado por duros enfrentamientos parlamentarios entre alperovichistas y juristas) se alcanzó el récord de 20 ratificados en modo ficto: 12 de ellos fueron emitidos cuando Fernando Juri era todavía vicegobernador, y ocho luego de que Alperovich asumiera su segundo mandato, secundado por Juan Manzur.

Durante el año pasado se ratificaron en forma ficta 11 DNU, lo que arroja un total de 19 disposiciones convalidadas por el silencio parlamentario en los 15 meses que cumple la actual gestión.

Comentá la nota