Auxiliarán a Inarco para que termine el Megaestadio

El ingreso del proyecto del PEP sorprendió ayer a los diputados de la oposición, que de inmediato se abocaron a analizarlo. No pareciera que la solicitud del gobernador vaya a salir por unanimidad.
El gobernador Oscar Mario Jorge envió a la Legislatura un proyecto para acudir en auxilio de Inarco, la empresa que tiene a su cargo la construcción del Megaestadio en Santa Rosa, y le solicita a los diputados que autoricen la firma de un convenio que readecúa las condiciones contractuales para otorgarle 420 días más de plazo y concluir la obra.

Como está planteado el acuerdo que se propicia desde el Ejecutivo, este no pagaría suma alguna hasta agosto de 2007 cuando se debía terminar la obra, y redeterminará los precios hasta agosto de 2008, más intereses.

En consecuencia, y según se deduce de lo pautado en el convenio que se pretende sea aprobado en la Cámara de Diputados, el Gobierno provincial le debería abonar a Inarco S.A. incrementos de precios por insumos y mano de obra por un plazo de 12 meses más que los previstos oportunamente,

En la elevación a la Legislatura Jorge recuerda que "al momento de la adjudicación se tuvo en cuenta que Inarco S.A., era "una empresa local, que contaba con la solvencia técnica y económica" exigidas, y que con la documentación que acompañaba su oferta "surgían resguardos suficientes para el cumplimiento del contrato". Es más, se aseguraba que carecía de antecedentes negativos en la Comisión de Calificaciones del Registro Permanente de Licitadores, y que tuvo la iniciativa de afrontar la realización de una obra de gran trascendencia para la provincia. Además dice Jorge: "de esta forma, se están protegiendo numerosos puestos de trabajo".

Antecedente negativo.

Ayer el asesor legislativo y presidente del Comité Provincia de la Unión Cívica Radical le dijo a LA ARENA que no entendía cómo podía aseverarse algo así, cuando Inarco S.A. fue denunciada cuatro años atrás por una obra en Realicó y, según dijo, "el fiscal de investigaciones administrativas nos dio la razón. En una obra de desagüe tenía que movilizar tosca y no lo hizo, aunque igual cobró. No sabremos cómo habrá seguido el expediente, pero en principio se había sancionado al inspector de obra", explicó.

Cabe recordar que mientras se trabajaba en el Polideportivo ubicado a la vera de la laguna Don Tomás, el 3 de septiembre de 2007 la Inspección de Obra detectó inconvenientes en la estructura metálica o pórticos, solicitando por eso a la contratista que informe sobre las causas y medidas a adoptar al respecto.

En razón de esos inconvenientes se desmontó la estructura colocada a fin de una evaluación, y la empresa comunicó que asumía "la total responsabilidad por las deficiencias en los cálculos de la estructura metálica del techo de la obra". Lo hizo el 26 de marzo de 2008, y a partir de allí, considerando que era su error, Inarco empezó a analizar diferentes opciones para proponer una alternativa de solución.

¿Más dinero, sí o no?

El gobernador indica ahora en su escrito que "una vez evaluados los puntos, la empresa elaboró una propuesta que comprende la consideración de nuevos cálculos y materiales, proponiendo la concreción de una nueva estructura, junto a adicionales de obra, que demandaría mayores plazos a los previstos originalmente. Dice la empresa que será necesario trabajar en el montaje del techo "en estaciones con temperaturas medias, como puede ser en otoño o primavera".

"Se deja constancia que no se acarrearán mayores costos al Estado provincial, más que el alongamiento en la culminación definitiva de los trabajos, con más el otorgamiento de los adicionales de obra necesarios", sostiene el texto del proyecto enviado a la Cámara.

Como puede advertirse, si bien por un lado la empresa dice hacerse cargo del error, todo indicaría que hay montos que deberán ser aportados por el Estado provincial, y así se desprendería del párrafo transcripto más arriba.

"Estamos en condiciones"

El presidente de Inarco S.A., Héctor M. Mohedano, en una nota dirigida al director general de Obras Públicas de la provincia, Alberto Raúl Canciani, le expresa que los trabajos que deberán hacerse para montar la estructura del techo y trabajos adicionales en el Megaestadio le demandarán a la empresa "420 días corridos".

Señala Mohedano que de accederse al plan de obra que propone para concluir el Polideportivo, Inarco se encuentra "en condiciones de reiniciar la materialización de la obra que, de efectuarse en breve, posibilitaría excluir la incidencia negativa de la época de veda técnica de montaje".

Reitera que "a fin de allanar el procedimiento de aceptación de los nuevos parámetros temporales del contrato", la empresa "renuncia a todo derecho, acción y/o posible reclamo por gatos que se hayan originado o vayan a originarse en virtud de los errores de cálculo cometidos". Asimismo ratifica la "asunción voluntaria de la total responsabilidad, por las deficiencias en los cálculos de la original estructura del techo, y su costo".

Y agrega: "Manifestamos además que la aceptación de lo propuesto no implicará asunción de responsabilidades de ningún tipo, ni mayores costos para el Estado provincial que los previstos en el contrato original". Es así que Inarco adopta el compromiso de "ejecutar la obra adecuada a su fin, de conformidad a lo cotizado en la oferta oportunamente aceptada, asumiendo a nuestro costo y riesgo todas las consecuencias derivadas del rediseño y recálculo de la estructura metálica del techo".

Finalmente dice el empresario: "En otro orden, y con la posibilidad de efectuarse una redeterminación de precios definitiva por lo ejecutado, aceptamos que se consideren los valores, incluido compensación financiera hasta el mes de agosto de 2008 (fecha de paralización de la obra con suspensión de plazos), con más sus correspondientes intereses, de acuerdo a lo establecido en el contrato, renunciando así a los reclamos efectuados el 4 de agosto de 2008, y toda otra requisitoria de ese tenor".

Comentá la nota