Autovía a Río Cuarto: pedirían más peaje

La obra se adjudicó hace 16 meses, pero nunca arrancó. La Corporación América pretendería renegociar el contrato.
Fue anunciada en 2005, declarada de interés nacional a fines de 2006, licitada el 17 de julio 2007 y adjudicada el 13 de mayo de 2008. Y sin embargo, la tan ansiada autovía entre Córdoba y Río Cuarto sigue aún en los papeles y sin señales de vida.

La semana pasada, cuando pasó por Morrison para inaugurar un nuevo tramo de la autopista a Rosario (Ballesteros-Bell Ville), el administrador general de la Dirección Nacional de Vialidad, Nelson Periotti, le dijo al diario Puntal que "los trámites realizados son muy incipientes" para poner en marcha los trabajos.

La obra, que debería haber comenzado hace más de un año, es responsabilidad de la Unión Transitoria de Empresas (UTE) conformada por la Corporación América (integrada por el grupo Eurnekian y Helport) y la cordobesa Boetto y Buttigliengo, que juntos impulsaron la autovía con una iniciativa privada.

De hecho, por ser los "ideólogos", corrieron con ventaja y ganaron la licitación. Pero después de tanto ruido, hoy reina silencio absoluto. Hace más de un mes que este medio gestionó consultas a Helport y la Corporación América sin obtener respuesta alguna sobre el porqué de la paralización. Tampoco brinda datos Boetto y Buttigliengo, la pata local de la UTE, al asegurar que "todo se maneja en Buenos Aires".

Cuando se firmó la adjudicación, hace exactamente 16 meses, el delegado de la Corporación América para el emprendimiento, Juan Collazo, dijo que la decisión de la empresa era apurar la obra. "Creo que lo vamos a hacer más rápido (que el plazo previsto). Vale la pena hacer el esfuerzo, tanto del lado nuestro como del Gobierno".

Peaje. La propuesta para la autovía a Río Cuarto contemplaba una inversión de 720 millones de pesos durante siete años (300 millones a cargo del Estado) y el cobro de peaje en dos puestos (Despeñaderos y Arroyo Tegua) por un total de 7,0248 pesos según el decreto 793 de adjudicación.

Fuentes de Vialidad Nacional dejaron trascender que el nudo que estaría impidiendo el inicio de los trabajos es la dilatada licitación para reprivatizar los corredores viales con peaje, aunque detrás de ese telón se escondería la intención de la Corporación América para barajar y dar de nuevo.

En rigor, las concesiones viales operan hoy con prórroga de palabra hasta fines de octubre y sin ente de control, ya que fue disuelto el Órgano de Control de las Concesiones Viales (Occovi), que pasó ahora a depender de Vialidad Nacional.

La Corporación América pretendería una renegociación del contrato de concesión para calzar el recupero de la inversión con un aumento de tarifa. Otra variable sería aumentar la inversión del Estado.

El grupo Eurnekian, que forma parte de la compañía, tiene relaciones aceitadas con el Gobierno y en los últimos días se menciona al dúo Eduardo Eurnekian-Ernesto Gutiérrez como interesado para ingresar en Telecom Argentina. "Eurnekian es uno de los empresarios favoritos del Gobierno. Me da la sensación de que está pidiendo mucho más por la tarifa para empezar alguna obra", señaló la diputada nacional Griselda Baldata (ARI-Coalición Cívica). La legisladora cordobesa ha presentado pedidos de informes para conocer el estado de la obra, todos sin respuesta.

Colapsada. "La ruta está destruida. Desde Río Tercero hacia Río Cuarto hay partes que son un espanto. Y parece que no hay voluntad de hacer la autovía, porque se siguen haciendo bacheos", agregó Baldata. Funcionarios de Vialidad Nacional reconocen que la tasa media de tránsito en la ruta nacional 36 ha crecido en los últimos años, por lo que muchos automovilistas prefieren alargar camino y viajan por la ruta nacional 158 hasta Villa María y desde allí, por autopista.

Como otras rutas estratégicas para la agroindustria, la vía colapsa durante la época de cosecha, con un incesante tránsito de camiones que satura la circulación. El presupuesto nacional de este año reservó 23 millones de pesos para la duplicación de la traza y construcción de by pass, pero nada se hizo.

Comentá la nota