Autos viejos pueden circular sin ningún control técnico oficial

En el país existe un vacío legal que le permite, a cualquier vehículo, circular en pésimo estado.
En la provincia no existe ningún tipo de regulación que estipule controles a los autos viejos. Este vacío legal debería tomarse en cuenta para revertir la situación del alto índice de accidentes de tránsito que se producen en Mendoza, según legisladores, porque muchos de estos vehículos, que suelen presentar fallas técnicas, ocasionan incidentes en la vía pública, además de congestionar el tránsito en zonas de mucho flujo vehicular.

La revisión técnica es tomada por países que están a la cabeza en materia de seguridad vial como el método más efectivo para que, fehacientemente, algunos hechos prevenibles –como son los accidentes viales– sean evitados.

En Chile, por ejemplo, la ley establece que cada año todos los vehículos deben ser sometidos a una revisión técnica, y de no tener las condiciones mínimas de seguridad, no se expide la certificación correspondiente para la circulación. Esto en Argentina sólo se hace con los camiones o los vehículos que transportan pasajeros. Los autos particulares son revisados únicamente al momento de hacer la transferencia.

Y esto se nota en las rutas y calles, sobre todo de las zonas rurales. Allí es común ver autos que circulan sin luces, sin frenos o que quedan varados en medio del asfalto.

El jefe de Seguridad Vial de Mendoza, comisario Oscar Hómola, admitió que esta situación es real, pero que “poco se puede hacer para revertirla”.

Más allá de los controles que se realizan, en donde se observan las condiciones superficiales de los vehículos y se solicita la tarjeta verde, la licencia de conducir y el recibo del seguro, nada se hace para garantizar que los vehículos estén en buen estado mecánico.

Además, Hómola aseguró que el parque automotor de Mendoza “es bastante vetusto”.

Al respecto, Hómola agregó que a pesar de estar al tanto de esta situación, no pueden comenzar una campaña para retener a cada vehículo que detecten que no está en condiciones mecánicas adecuadas porque las playas de secuestro “están abarrotadas”, aunque “hay cosas que no se pueden pasar por alto, y en esas situaciones indefectiblemente retenemos los vehículos”.

Pero destacó que desde la Policía Vial trabajan en puestos de controles fijos y aleatorios donde controlan que los papeles están al día, que los autos circulen con las luces bajas encendidas, entre otros aspectos. Los fijos se ubican en los accesos a la ciudad y los aleatorios van rotando por distintas zonas de la provincia.

Por su parte, el diputado demócrata Antonio Spezia, miembro de la comisión de Obras y Servicios públicos, reconoció que “existe un vacío legal” al respecto. “No hay regulación y esto es un problema muy grave”, agregó.

Spezia coincidió en que en las rutas de zonas rurales es en donde mayor cantidad de autos viejos se observa –como en la doble vía hacia Tunuyán– y que si bien la gente tiene derecho a circular en sus autos, más allá de que sean antiquísimos, “el derecho de ellos termina donde comienzan los de los demás, y la seguridad es lo que está en juego”, concluyó el legislador.

Comentá la nota