Autos medianos, la nueva estrategia global

La tendencia en las grandes terminales es concentrar la producción de varios modelos en pocas plataformas; Ford, el gran triunfador
DETROIT.- Hasta hace pocos años la industria norteamericana de automóviles fue una isla muy aislada del resto del mundo. Tanto por su volumen (que la hacía invulnerable a los vaivenes exteriores) como por los productos, los clásicos automóviles muy voluminosos y con los gigantescos motores V8 nafteros como paradigma. Pero todo tiene un final. Y un día, la industria norteamericana se cayó por su propio peso.

La crisis del año pasado golpeó duro a los tres grandes de Detroit. Eso se refleja en este North American International Auto Show (Naias) 2010, mucho más austero y pequeño que en los años de esplendor.

En este contexto, con la moral muy alta, Ford es la estrella de este salón del automóvil de Detroit, sede central de las principales fábricas de este país: el Fusion Hybrid fue nombrado aquí Auto del año; el Transit Connect (un utilitario mediano), Truck (camión) of the Year, y su estrategia de negocios OneFord (que se basa en la producción de vehículos globales sobre pocas plataformas), puesta en marcha en 2006, le ha dado resultados en todo el mundo, incluso en Estados Unidos.

Los datos son concretos. El mercado norteamericano cerró 2009 con 10.604.379 unidades vendidas. Un 22% menos que en 2008, cuando alcanzó casi 13.500.000 vehículos, y un 36% por debajo de 2007, período en el que se vendieron 16.463.000 unidades.

En ese escenario, la marca del óvalo bajó sus ventas en un 14% respecto de 2008, pero incrementó su cuota de mercado en 1%, por lo que se quedó con el 15% de la torta de ventas. Desde 1995, es el primer año que sube su participación de mercado comparando años consecutivos, logro que alcanzó en todo el mundo, pero están particularmente satisfechos con América latina.

Mark Fields, ex director ejecutivo de Ford Argentina en la década del 90 y hoy nada menos que presidente de Ford of Americas, destacó que en 2009, incluido el tercer trimestre, América latina fue el mercado más rentable de todo el mundo para la compañía. Dijo que la tendencia de ventas en todo el mundo es hacia automóviles medianos, los que se encuadran dentro de lo que la industria llama segmento C. "Uno de cada cuatro automóviles que se venden en el planeta son del segmento C, y en Europa la proporción sube a uno de cada tres. Por eso se necesitan plataformas flexibles. La respuesta de Ford es el nuevo Focus que presentamos aquí", señaló Fields.

Precisamente, este nuevo vehículo (que incluye una versión completamente eléctrica) es el primer modelo de diez que la marca lanzará hasta 2012, basados en una única plataforma, lo que le permitirá compartir hasta un 80% de las piezas. Esta plataforma reemplazará a otras tres vigentes con las que se producen sólo ocho modelos.

Tiempo de expectativas

También hay planes ambiciosos para autos aun más pequeños, del segmento B, en este país. Ford, por lo pronto, ofrecerá en Estados Unidos el nuevo Fiesta, que muy probablemente llegue a la Argentina en 2010. Todo, sin recibir ayuda financiera del gobierno norteamericano.

En Chrysler, otro de los tres grandes de Detroit, el ánimo pasa por la expectativa que genera su fusión con Fiat. Este Salón de Detroit tuvo la visita de un verdadero peso pesado de la industria, el italiano Sergio Marchonne, arquitecto del resurgimiento y todavía en el comando supremo de Fiat.

Dicho sea de paso, la marca italiana aprovechó la ocasión para intercalar entre los monstruos de los stands de Chrysler, Dodge, Jeep y RAM, una franja con un par de Fiat 500 (uno eléctrico y un Abarth superdeportivo), un Ferrari 599 XX y un Maserati.

Siempre vestido con su habitual pullover y lejos de los protocolos, Marchonne destacó su visión sobre varios de los temas que se hablaron en los pasillos de este salón.

Como se sabe, Chrysler y Fiat están en un proceso de integración que, según el italiano, marcha viento en popa. La empresa norteamericana cayó en 2009 un 36% respecto de 2008 en Estados Unidos, con un total de 931.452 unidades comercializadas. "Nuestro objetivo inmediato con Chrysler es crecer en 2010 y vender 1,1 millones de unidades en este país", afirmó Marchonne.

Confirmó el comienzo de la fabricación del Fiat 500 en México. "El principal motivo de haber elegido México para producir el Cinquecento es el tratado de libre comercio de ese país con el Mercosur", señaló. "Queremos vender 50.000 unidades en América latina y otros tantos en Estados Unidos."

Si bien utilizó un gran espacio como siempre, General Motors mostró un perfil muy bajo y cauto en las tres conferencias que brindó. Hubo algunas novedades de productos de Buick y Cadillac, ambas por encima de Chevrolet, que quedó como la marca más económica del grupo, tras la desaparición de Pontiac, Saturn y, en breve, Saab. Con la marca Chevrolet, GM mostró aquí los ya conocidos Spark, Cruze y Volt (eléctrico), además de lanzar el Aveo RS, una versión 3 puertas deportiva que nada tiene que ver con el Aveo que se vende en la Argentina.

Comentá la nota